Las bibliotecas se vacían pese a la proximidad de septiembre

SARA Martínez / m. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

La lectura de la prensa diaria y la consulta de Internet son los servicios más demandados por los usuarios

21 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Para muchos, la época de exámenes se acerca y el calor y la playa pasan de ser un divertimento habitual a una tentación que conviene evitar para hincar lo codos en favor de su futuro. Escolares, estudiantes de educación secundaria, bachiller y universitarios se reúnen en una misma sala, rodeados de los mejores autores y de la información más completa, en busca de un ambiente de estudio y concentración en el que dejar atrás las distracciones propias de las vacaciones y comenzar a volcarse en sus responsabilidades. Sin embargo, este año, una visita a las principales salas de la comarca basta para constatar que la afluencia a estas instalaciones es menor que otros años.

Agosto siempre se ha presentado, para las bibliotecas, como un mes de aglomeración en el que, en ocasiones, el espacio disponible se ha quedado pequeño para dar cabida a todos los jóvenes dispuestos a entregarse al estudio. Esto ha llevado a bibliotecas como la de Ribeira y la del centro social de Boiro a establecer un horario más amplio que ofrece servicio de mañana y tarde.

No hay una explicación clara, pero la previsión para este verano es más floja que en años anteriores. Ya sea por el cambio de las fechas de los exámenes producido por el plan Bolonia, por una variación en el hábito de estudio de los jóvenes o por el sofocante calor que acompaña este verano, la afluencia en las bibliotecas ha disminuido notablemente. «En este momento el horario no se corresponde a la gente que hay», explicaba María Prada, bibliotecaria en Ribeira.