Los comuneros se unen a Ejército y Policía para combatir el fuego

J. ROMERO / j.m. sande RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

CARMELA QUEIJEIRO

Voluntarios de Baroña, Serres y Louro ayudan a los distritos forestales

13 jul 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Todas las fuerzas son pocas para prevenir los incendios. Barbanza es una de las zonas favoritas para los pirómanos, que cada año ponen sus ojos en el verde de la sierra para cometer sus fechorías. Aunque se trata de una labor difícil, y los responsables de llevarla a cabo son conscientes de que es como «ponerle puertas al campo», este verano son comuneros de diferentes puntos de la comarca los que se suman a los trabajos que realizan Ejército y Policía para prevenir o apagar incendios.

Un ejemplo de esta situación es la comunidad de montes de Baroña, que cuenta con una cuadrilla todo el año, formada por unas nueve personas, que también están pendientes de cualquier incidente para echar una mano este verano. Para eso, están en contacto permanente con el distrito forestal de Noia. En la zona de Muros también existe un compromiso para ayudar en todo lo posible. Se trata de las comunidades de montes de Serres y Louro.

En el caso de Serres, su presidente, Manuel Fernández, explica que son 14 personas en total, entre las que también se encuentran directivos de la entidad. Fernández asegura que «estamos sempre no allo» para añadir como ponen todos sus medios con el fin de hacer frente a esta lacra que cada verano arrasa los montes de Galicia. En el caso de los comuneros de Muros, la coordinación de su trabajo la realizan con el distrito forestal quinto, que abarca también el municipio carnotano.