Tras los pasos de la niña Paula


ribeira / la voz

La campaña por la niña Paula, una de las historias más bonitas que se vivió en la comarca de Barbanza en los últimos años, terminó en julio del 2012. Una ola solidaria sin precedentes logró reunir los 265.000 euros que necesitaba la pequeña, que nació sin sacro y dos vértebras y no podía andar. Una de las claves del éxito de esta campaña fue la transparencia con la que se llevó a cabo; dando cuenta a los donantes del destino de cada céntimo. Y en esa siguen desde Alemania, donde tratan a la pequeña, sus padres. Chus y Santi, que acaban de hacer públicas las últimas facturas del tratamiento de la cría, para que quienes aportaron tantos y tantos granitos de arena sepan que su esfuerzo no fue en vano.

Las facturas, colgadas en las redes sociales, pertenecen a consultas y pruebas hechas hace ya meses, pero que les fueron entregadas ahora a los progenitores. Que estos comprobantes hayan visto la luz ha hecho que muchas personas se preguntasen cómo le va a Paula en el país germano. Su padre lo explicaba ayer. La pequeña camina, corre y, sobre todo, obliga a sus papás a llevarla a cada paso al parque para jugar en la arena, su entretenimiento favorito. Acude a una especie de guardería, donde al parecer se está familiarizando más que bien con el idioma alemán.

En cuanto a la cuestión médica, evoluciona bien pero le quedan por delante años de tratamiento y al menos una operación más. Hoy prevén probarle unas botas nuevas, más acordes a su nueva talla de pie. Es un acontecimiento importante; cada detalle es único cuando de los pasos de Paula se trata.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos

Tras los pasos de la niña Paula