El plan de prevención de drogas de Muros-Noia sucumbe a la crisis

La Xunta cerró el grifo de la financiación para el mantenimiento del servicio


Noia / la voz

Poco a poco, los recortes que aplican las Administraciones para reducir costes se traducen en la pérdida de servicios para los ciudadanos. El último ejemplo de esto es la eliminación del Plan Comarcal de Prevención de Muros-Noia, un programa que funcionaba desde hacía más de una década y que finalmente ha sucumbido a la crisis después de que la Xunta suspendiese los convenios que mantenía con los ayuntamientos para financiar las actividades de prevención de drogodependencias.

Los problemas para continuar financiando los planes de prevención de trastornos adictivos comenzaron ya el año pasado, aunque no fue hasta diciembre cuando se informó a los concellos de que sería «imposible o mantemento da partida económica que sustentaba este programa» y de que no se firmarían los convenios correspondientes al 2012. Durante esos doce meses, el Concello de Noia asumió el coste del servicio, pero al saberse que tampoco habría ayudas de la Xunta para continuar con el plan comarcal este año, se optó por interrumpirlo.

Las actividades que se desarrollaban en el marco de este programa eran fundamentalmente de sensibilización y prevención, incidiendo especialmente en el ámbito educativo, una labor que para los expertos es fundamental para evitar trastornos adictivos, no solo al alcohol o a sustancias estupefacientes, sino también al juego e incluso a las nuevas tecnologías, un ámbito en el que se percibe una incidencia cada vez mayor.

En este sentido, David Saavedra, técnico del plan comarcal de Muros-Noia durante once años, señala que la supresión del programa repercutirá negativamente en la sociedad por varias razones: «Aquí la población está muy dispersa y no tiene una referencia clara en el problema de las adicciones, por eso hace falta un plan. Las personas lo que demandan es que les orienten, y si no hay alguien que lo hagan, acaban perdidas en un entramado asistencial sin saber muy bien a quién dirigirse». En su opinión, el desmantelamiento del servicio es «una irresponsabilidad» y «una decisión política, no técnica».

Otros casos

El de Muros-Noia no es el único plan de prevención de trastornos adictivos que ha acabado desapareciendo, y, si no lo han hecho todos, es porque algunos concellos, como el de Catoira, optaron por asumir su coste.

Hasta ahora, con los convenios que la Xunta suscribía con los ayuntamientos, la Administración autonómica financiaba un elevado porcentaje de los planes comarcales, hasta el 80%, un gasto que no todos los concellos pueden asumir. Lo que hará ahora la Xunta es convocar una orden de subvenciones por concurrencia competitiva para actuaciones de prevención. Según lo dicho por la conselleira, sí se mantendrán los convenios para las unidades de asistencia a las drogodependencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El plan de prevención de drogas de Muros-Noia sucumbe a la crisis