Nueva y exitosa edición del cocido de Genebrando


Es ya un clásico de los yantares invernales el cocido de Genebrando Castro, quien ve como cada año crece el número de amigos que participan en él. La mejor prueba fue el viernes cuando congregó en el mesón O Portelo de Outes a más de cincuenta comensales, y eso que faltó buena parte de la «delegación» ribeirense que, por un malentendido, tuvo que atender otro compromiso culinario en tierras del Deza.

Dichas ausencias no eran disculpa para que el homenaje gastronómico decayese, y de eso ya suele encargarse con su simpatía el anfitrión, el transportista Genebrando Castro, que desde hace 15 años convoca en su tierra a sus allegados a los que dispensa un banquete sin parangón. No faltan desde los orígenes Juan José Fajardo, ni Germán y Ramón Trillo, pero ahora también son de la partida Joaquín Riveiro, Romero o Luis Oujo, al que habría que poner en la parte de autoridades, con José Luis Torres, Antonio Pérez o Carlos López Crespo.

Ya no hay cocido de Genebrando sin queimada de Emilio de la Iglesia, animado por colegas de profesión y amigos como Suárez. Al principio, era posible nombrar a todos los invitados, hoy, camino de la centena, ya no, pero que no se queden en el tintero Ramón Sestayo, Arcadio Vázquez, José Manuel Leis, Julio Carril... que tuvieron el placer de degustar un monumental cocido de cerdo celta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Nueva y exitosa edición del cocido de Genebrando