Barbanza sigue a la espera de obras clave para su desarrollo

Las infraestructuras y el saneamiento siguen siendo materias pendientes


ribeira / la voz

Parece que 2013 no será el año en el que Barbanza cumpla todas sus grandes ambiciones. La comarca sigue a la espera de obras clave para su desarrollo y todo apunta a que una vez más, la crisis obstaculizará los retos. Los presupuestos de la Xunta de Galicia tan solo consignan unos cinco millones de euros para partidas específicas y los alcaldes tienen pocas esperanzas de que se cumplan todas sus expectativas. Esta cantidad será destinada, fundamentalmente, a ejecutar mejoras en la carretera AC-550 a su paso por los municipios de Boiro y Porto do Son. Las infraestructuras y el saneamiento siguen siendo las asignaturas pendientes y parece que algunas de ellas volverán a quedarse en el aire a pesar de las demandas.

Pasos firmes deberán darse para que la variante de Noia se termine a finales de este año o, como muy tarde, a principios del que viene. Los barbanzanos tienen muchas esperanzas puestas en esta obra, que servirá para descongestionar el tráfico que trae de cabeza a los conductores que circulan por la villa, sobre todo durante el período estival. La previsión es sacar de sus calles a una media de dos millones de vehículos al año.

También debería acabarse en 2013 la construcción del mercado de Ribeira. Una vez que ha finalizado la demolición, los operarios trabajan desde hace días en la canalización de los distintos servicios. Es una de las obras estrella el proyecto Ribeira Atlántica. Se pretende que el inmueble sea un signo de modernidad, al igual que la lonja ribeirense. Esta infraestructura tardará algo más en llegar, las obras no avanzan al ritmo previsto inicialmente, aunque la previsión es que los trabajadores del mar puedan hacer uso de ella en el 2015.

Un edificio sin estrenar

Podría faltar muy poco para que el vivero de empresas de Boiro comenzara a funcionar. La escuela de hostelería de Santiago se ha interesado en formar en las instalaciones a sus alumnos.

Pero si hay un tema que preocupa a los vecinos es el cierre de la piscina de A Cachada. El Concello desconoce la fecha de apertura y actualmente realiza un inventario para aclarar si la concesionaria se llevó material. Las instalaciones se cerraron a principios de julio.

En el caso de Rianxo, el alcalde, Adolfo Muíños, tiene la firme intención de dotar al municipio de un centro de día. Este podría ubicarse en el ISM tras la reforma de este edificio.

El mandatario sonense, Luis Oujo, confía en que la variante de Portosín sea una realidad a corto plazo y la previsión es que la próxima semana se haga público el proyecto definitivo. En cuanto al centro día, la intención es que recobre actividad en las próximas semanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Barbanza sigue a la espera de obras clave para su desarrollo