Unas cuatro mil personas de la comarca viven de la beneficencia

Las oenegés han encontrado el apoyo masivo de empresas, particulares y concellos para recaudar fondos y alimentos destinados a las familias


ribeira / la voz

SCáritas de Ribeira atiende en la actualidad a 1.081 personas, de las que 400 tienen menos de 18 años. Cada día que pasa, más ciudadanos de la comarca se ven afectados por la recesión económica, no tienen para comer ni para afrontar gastos básicos, como el recibo de la luz. Según los datos aportados por las oenegés, unas 1.100 familias de la comarca reciben ayudas de forma periódica, si se calcula un promedio de cuatro miembros por cada una, el resultado es que más de cuatro mil vecinos viven en este momento de la beneficencia. Eso sin contar a quienes perciben prestaciones del área de Servizos Sociales, departamentos que también se están viendo desbordados.

Las cifras y los relatos que ofrecen los responsables de entidades como Cáritas, Cruz Roja, Eloraj, Contacto o Amigos de Galicia son escalofriantes. María Gosende, responsable de Cáritas en Outes, explica que recientemente fue preciso efectuar una colecta especial para una madre con tres hijos que iba a quedarse en la calle. Su colega noiés José Luis Rodríguez, por su parte, señala: «Estamos dando dinero para el bus a vecinos que deben ir a Santiago para consultas médicas».

Compra de medicamentos

El párroco de Muros, Alfonso Mera, sentencia: «Ahora existe necesidad pura y dura». Desde algunas entidades comentan que hay progenitores que no tienen ni para comprar leche a sus hijos. De hecho, las oenegés invierten gran cantidad de dinero en este producto. En Noia adquieren al mes 800 litros y en Cáritas de Boiro, Elena Castro dice que son unos 500.

Los responsables de todas las entidades afirman que cada día llegan personas a sus sedes en busca de ayuda. No tienen para comer y, últimamente, empiezan a aumentar los casos en los que las organizaciones sufragan los medicamentos.

Cáritas de Ribeira desembolsará este año unos 40.000 euros, recibidos por distintas vías, para paliar las necesidades de las familias a las que atiende. En Noia la cifra ronda los 14.000, algo impensable hace solo un par de años.

Ante esta situación, los barbanzanos han comenzado a movilizarse, se apela a la solidaridad de todo el que pueda aportar algo: dinero, comida, juguetes. Las empresas entregan productos, un restaurante de Ribeira hace posible desde hace varios meses que 40 personas almuercen diariamente en un comedor social, la entidad Eloraj recibió esta semana un cargamento de mejillones y varios kilogramos de fruta que repartió entre quienes acuden periódicamente a sus instalaciones a buscar alimentos.

Festivales, subastas de obras de arte, partidos de fútbol benéficos y colectas se suman en esta época del año a la tradicional operación kilo que desde hace tiempo promueve Cáritas.

Las distintas organizaciones han comenzado a trabajar en red, siempre en colaboración con los departamentos de Servizos Sociais para optimizar los esfuerzos y llegar al máximo número de familias posible.

En Noia, el Concello acordó destinar a Cáritas la paga extra de los tres concejales con dedicación, 4.800 euros en total.

Las entidades destacan el apoyo de la sociedad y afirman que esta colaboración les permite mantener las ayudas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Unas cuatro mil personas de la comarca viven de la beneficencia