La empresa quiere desvincularse del centro de día de Porto do Son

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez NOIA / LA VOZ

BARBANZA

MATALOBOS

El Concello esperará a que se materialice el cierre del servicio para mover ficha

16 nov 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

En torno al inminente cierre del centro de día de Porto do Son anunciado por la empresa que gestiona las instalaciones, hay una cuestión en la que Concello y concesionaria están de acuerdo: intentar que la situación que se ha creado cause los menores perjuicios posible a los usuarios. Algo que parece complicado teniendo en cuenta que están en total desacuerdo en lo que respecta a todo lo demás. Tanto es así, que la adjudicataria del servicio pretende resolver el contrato que la une con el Ayuntamiento sonense.

Eso sí, la empresa condiciona que se llegue a esta situación a que se reparen las deficiencias con las que cuenta el edificio y que llevaron a que la Xunta inhabilitara cuatro salas y un servicio: «Nesta situación é case imposible realizar o traballo. Pódese, pero en condicións moi precarias», señaló el responsable.

Sin embargo, en este asunto tampoco hay acuerdo entre las partes. Todos coinciden en que hay deficiencias que es necesario solucionar, pero, mientras la concesionaria dice que los problemas son estructurales -hablan de que las primeras filtraciones de agua se detectaron a los dos meses de abrir el centro- y les impiden prestar el servicio, el Concello pone esto en tela de juicio y achaca la situación a la falta de mantenimiento por parte de la empresa.