La nueva ordenanza de limpieza sonense enfrenta al ejecutivo con la oposición

Javier Romero Doniz
JAVIER ROMERO NOIA / LA VOZ

BARBANZA

SIMÓN BALVÍS

BNG y PSOE dicen que la norma choca con el modelo de Serra do Barbanza

07 sep 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

El ejecutivo de Porto do Son aprobó inicialmente en el pleno de ayer, haciendo uso de su mayoría, la nueva ordenanza municipal de residuos y reguladora de las condiciones para el mantenimiento de la salubridad pública. El visto bueno dado por el equipo de gobierno dio pie a un acalorado debate en la sesión plenaria, en la que se pudo comprobar como los argumentos utilizados por las dos partes nada tenían en común.

La oposición, formada por BNG y PSOE, recriminó al bipartito que redactase esta ordenanza sin consensuarla previamente con la mancomunidad Serra do Barbanza, entidad propietaria de la planta de Servia, en donde terminan los residuos que se recogen en este término. «Esta nova normativa está copiada doutro concello que traballa cun modelo como o de Sogama, por iso non entendemos que se aplique en Porto do Son, onde o sistema que empregamos para tratar o lixo é contrario, ademais de ser recoñecido polo seu compromiso co medio ambiente», argumentó la portavoz frentista, Ánxela Franco.

El gobierno local contestó que la ordenanza es necesaria, en parte, para actualizar la anterior, que estaba obsoleta. Además, añadió que había que incluir el punto limpio para que figurase de manera oficial. Por último, el ejecutivo aseguró que el modelo de recogida que se incluye en la ordenanza «non entra en conflito co traballo que se realiza na planta de Servia», algo que el portavoz socialista, Pastor Rodríguez, negó rotundamente.