Un centenar de brigadistas vigilan los montes barbanzanos

La comarca tiene ocho puntos de vigilancia fija de incendios, así como una veintena de puntos de captación de agua para helicópteros


ribeira / la voz

En plena temporada estival, la lucha contra el fuego se convierte en una de las prioridades. La lluvia ha sido una excelente aliada durante las últimas semanas, pero no se pueden jugar todas las cartas a la meteorología y es preciso establecer los mecanismos para luchar contra el fuego y, especialmente, prevenir su aparición. Precisamente, de esto se encargan un centenar de personas, pertenecientes a más de una veintena de brigadas que, en este momento, actúan sobre el terreno barbanzano. Sin embargo, y según diversas fuentes, se prevé que los equipos se refuercen en las próximas semanas con la llegada de nuevas cuadrillas.

A los equipos estables que funcionan durante todo el año, sobre media docena en los distritos forestales cuarto y quinto, a los que pertenecen los once municipios barbanzanos, se han unido los profesionales de Seaga. Además, también hay otras dotaciones que trabajan durante unos nueve meses.

Fuerzas de seguridad

Este personal cuenta con el apoyo de fuerzas de seguridad, como la Guardia Civil, con personal especializado que supervisa las masas forestales de la comarca durante el año para evitar que el fuego acabe arrasándolo todo.

Aunque las cuadrillas están distribuidas por zonas, si la necesidad lo requiere se desplazan de un punto a otro. En los distritos cuarto y quinto el intercambio puede llegar a ser prácticamente continuo.

Precisamente, uno de los aspectos esenciales es la vigilancia. La comarca cuenta con ocho puntos de control fijos, según se indica en el programa Pladiga de la Xunta, repartidos entre los ayuntamientos de A Pobra, Lousame, Porto do Son, Mazaricos, Muros y Noia. En algunos términos, como es el caso de A Pobra o Muros, hay hasta dos, mientras que otros están situados en zonas limítrofes con otros ayuntamientos.

También existen puntos de captación de agua, tanto para los equipos que operan en tierra como para los helicópteros. En este último caso, los puntos rondan la veintena.

Nivel bajo de riesgo

En la actualidad, y pese al intenso calor de las últimas jornadas, el nivel de riesgo de incendios en la comarca, según los parámetros que diariamente publica la Xunta, es bajo. Esto se debe, según diversos expertos consultados, a que existe un elevado grado de humedad en el ambiente.

Además de las elevadas temperaturas, la humedad y el viento juegan un papel decisivo en lo que al peligro de incendios se refiere. Cabe señalar que además de quienes se encargan de la vigilancia y de mantener en buen estado los puntos de captación de agua y los accesos a los lugares más sensibles, en la lucha contra el fuego también participan de forma decidida equipos de Protección Civil y comunidades de montes. Recientemente en Muros se firmó un acuerdo en este sentido con agentes sociales para prevenir estos sucesos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un centenar de brigadistas vigilan los montes barbanzanos