La política de la Xunta contra los híbridos sigue patrones europeos

El Gobierno gallego apela a entidades que protegen a los depredadores


NOIA / la voz

Las acciones iniciadas en el 2011 por la Xunta para terminar con los ejemplares de lobos híbridos en la sierra barbanzana siguen las recomendaciones marcadas por organizaciones que velan por la conservación de los grandes carnívoros en Europa, como Large Carnivore Initiative for Europe (LCIE). Esta afirmación la realizan en la empresa lucense Arena Asesores en Recursos Naturales contratada por el Gobierno gallego en el 2009 para realizar trabajos de campo en Barbanza y estudiar la población de lobos.

El máximo responsable de esta firma, Luis Llaneza, señala que la aparición de ejemplares híbridos requirió la adopción de medidas urgentes de gestión y conservación: «Las recomendaciones existentes, aunque limitadas hasta la fecha -pues este tipo de situaciones son muy anormales- ante posibles casos de hibridación entre lobos y perros son claras, la eliminación de los ejemplares».

Arena es también la empresa que, en colaboración con investigadores del Centro de Investigação en Biodiversidade e Recursos Genéticos de Portugal, realiza los estudios genéticos a los animales abatidos en Barbanza desde el 2011. El mismo Llaneza confirma «la presencia de una manada de cánidos constituida por ejemplares híbridos con dos fenotipos diferentes».

Los primeros trabajos en Barbanza de esta empresa comenzaron hace tres años y consistieron en la colocación de collares GPS-GSM en individuos ibéricos, su observación y el seguimiento de la reproducción.

Desde que se comprobó científicamente la existencia de híbridos, Arena S.L. y la Xunta están desarrollando trabajos para intentar responder, con rigor científico, a varias cuestiones. Una incógnita que todavía está sin resolver es «la clase de híbridos que están presentes en la manada que existe en Barbanza», señala Llaneza.

Protocolo escalonado

El mismo portavoz de la firma Arena asegura que se ha elaborado un protocolo de trabajo específico y escalonado. Para empezar, se verificó la hibridación, luego se mantuvieron reuniones con los ganaderos afectados por los ataques de cánidos a sus reses y se diseñó una línea de investigación para evaluar el alcance del problema. A continuación se revisaron las recomendaciones internacionales que existen sobre los casos de hibridación y se planificaron una serie de controles que fueron revisados en reuniones periódicas.

Para concluir, fuentes de la Xunta confirmaron que el cadáver encontrado el domingo en la sierra fue retirado un día después por personal de Medio Ambiente para conocer las causas de su muerte y aclarar si es un ejemplar híbrido o ibérico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

La política de la Xunta contra los híbridos sigue patrones europeos