La cultura se moja por la sanidad

Rostros conocidos de la comarca alzaron la voz en Ribeira contra los recortes


Ribeira / la voz

«Non podemos permitir que se penalice a enfermidade». Así de tajante se mostró ayer Marián Rodríguez, presidenta del comité de empresa del hospital y uno de los rostros visibles de la decepción que en la sociedad está causando el tijeretazo del Gobierno. Sus palabras fueron el punto de partida de una jornada reivindicativa, organizada por la Plataforma na Defensa da Sanidade Pública de Barbanza, y que contó con el apoyo de los vecinos de Ribeira. La calle Galicia, por la mañana, y el paseo de Coroso, desde la sobremesa, fueron los puntos en los que, bajo una carpa, se llevó a cabo esa original protesta en la que se mojó el mundo de la cultura. Hasta el buen tiempo se alió con la iniciativa.

Kiko Cadaval, Uxía Casal, Manolo Cartea, Riveiro Coello, Suso Laíño, Xoán Pastor y Antonio Piñeiro pusieron la voz. Se repartieron los párrafos de la iniciativa legislativa popular que se presentará en el Parlamento y al leerlos conseguían detener a los paseantes. La curiosidad por la protesta les hacía preguntar por el motivo de la reivindicación y, en muchos casos, unirse a la causa con una firma.

Las diferentes plataformas que hay en la comunidad gallega en defensa de la sanidad pública están llevando a cabo acciones similares, pero pocas serán tan originales como la que ayer se puso en marcha en la capital barbanzana.

Transporte no urgente

Los recortes en el transporte sanitario no urgente han creado entre los pacientes de diálisis del centro asistencial de Oleiros gran malestar. Y es que después de una larga lucha para conseguir que se ampliara el servicio, muchos aseguran que no podrán asumir el coste de trasladarse al complejo sanitario. Algunos afectados también se echaron ayer a la calle.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

La cultura se moja por la sanidad