Cuatro concellos aprobaron sus planes de ajuste por 4,2 millones

A Pobra, Rianxo, Ribeira y Porto do Son enviaron su propuesta al Gobierno

A.?g. R.?I. J.?R.
Ribeira / La Voz

La actividad municipal en la recta final de esta semana ha sido bastante intensa en algunos ayuntamientos de la comarca. No en vano, el plazo fijado por el Gobierno Central para presentar el plan de ajuste que les permita acogerse al fondo de rescate para el pago de facturas pendientes a proveedores acaba hoy, un hecho que obligó a celebrar plenos extraordinarios tanto en Ribeira como en Rianxo y Porto do Son, mientras que en A Pobra se aprovechó la sesión ordinaria del jueves para dar luz verde a las medidas de ahorro del ejecutivo de Maceiras. Entre los cuatro concellos solicitarán al Estado casi 4,2 millones de euros.

Rianxo

Ausencia de los ediles del PP. La casa consistorial rianxeira dio cabida ayer a mediodía a un pleno extraordinario al que no acudieron los concejales del PP, de modo que el gobierno bipartito aprobó en solitario un plan de ajuste para acceder a un crédito de 1.266.000 euros destinado al pago a proveedores. El regidor, el nacionalista Adolfo Muíños, explicó qué tipo de medidas de ahorro se adoptarán y habló de la amortización de varios puestos de trabajo, es decir, de que no se cubrirán las bajas que se produzcan por jubilación y se realizará una revisión catastral, un asunto en el que matizó que el Estado obliga a aplicar una subida del 10%, puesto que no se actualizaba desde 1988.

El ahorro energético, con la eliminación de luminarias; la mejora de la gestión de ingresos, con un mayor control para evitar los impagos; la renuncia a proyectos como el paseo marítimo de Taragoña y la revisión de los contratos de servicios como la basura o el alumbrado, que deben adjudicarse este año, son otras de las medidas que incluye el plan.

En cuanto a la ausencia de los ediles del PP, su portavoz, Vanessa Martínez, explicó que se les avisó con muy poca antelación, al tiempo que criticó la actuación del gobierno, al que acusó de pretender solicitar el crédito «de espaldas a la oposición» y al que recriminó haber convocado un pleno extraordinario dos días después de la celebración del ordinario. Por su parte, el alcalde negó que hubiera falta de transparencia y explicó que se estuvo trabajando hasta el último momento en el plan de ajuste.

a pobra

Sesión plenaria sin los concejales de BNG y PSOE. El pleno más corto de los últimos años. Así calificó el alcalde de A Pobra, Isaac Maceiras, la sesión celebrada el jueves por la noche, dentro de una jornada de huelga y a la que no asistieron ni los concejales del BNG ni los del PSOE. Fueron un total de siete minutos los que tardaron los ediles del PP en aprobar los puntos del orden del día, entre el que se encontraba el plan de ajuste que enviarán al Ministerio de Hacienda para obtener el crédito que permitirá pagar las facturas pendientes. Estas ascienden a 1.554.000 euros. Entre las medidas para acogerse al fondo de rescate se encuentra el aumento de la tasa de la basura en cincuenta céntimos, lo que supone un incremento de seis euros al año. Además, subirá el IBI del 0,416% al 0,490%, en el casco urbano, mientras que en el rural baja del 0,70% al 0,490% . Tal y como indicó Maceiras, se trata de un pequeño aumento y no comparable al que ya aplican en otros ayuntamientos. Las mociones no se trataron y al término de la sesión plenaria el regidor celebró que se aprobara la modificación del PXOM relativa a los polígonos donde se va a construir el centro de salud.

PORTO DO SON

La oposición sonense no respaldó la propuesta del ejecutivo. La deuda del Concello de Porto do Son con sus diferentes proveedores asciende a 571.000 euros. El equipo de gobierno popular aprobó en solitario ayer en pleno extraordinario el plan de ajuste, que según el alcalde, Luis Oujo, «permitirá poder ponerse al día entre mayo y junio». De la cantidad que se debe, el regidor señaló que «las deudas más grandes son con empresas de fuera, aunque también las hay de nuestro municipio». La mayoría de facturas que están sin pagar son de los últimos cinco años, aunque también existen algunas de ejercicios anteriores. La sesión plenaria se prolongó durante media hora y los portavoces que ejercen la oposición hicieron uso de sus dos turnos de intervención.

La nacionalista Ánxela Franco explicó que su partido votó en contra «por unha cuestión de sentido común. Fai menos dun ano deixamos un remanente de 875.000 euros do 2011. Propuxemos, a través dunha moción, que eses cartos se utilizasen para pagar facturas atrasadas pero eles preferiron utilizalos en arranxar xardíns e pagar as festas. Mientras, en el PSOE, su portavoz, Pastor Rodríguez justificó su voto en contra y el de los sus dos compañeros de partido recordándole a Oujo que no utilizaron bien el remanente dejado tras su gestión al frente del Concello. También apuntó que la subida del IBI y de otras tasas municipales serán muy agresivas a partir del 2013.

ribeira

El gobierno ribeirense alude al carácter prudente de su proyecto. El ejecutivo ribeirense no logró el respaldo de la oposición para un plan de ajuste con el que pretenden abonarse 803.719 euros pendientes a 24 proveedores. En total, 144 facturas. IPR y PSOE se abstuvieron. La edila de IPR señaló que había algunos aspectos que consideraba poco claros, como el relativo al IBI o a los ingresos por el impuesto de construcción. Por su parte, el PSOE dijo no entender que se recurriese al préstamo en un Concello con liquidez.

El mandatario replicó que el remanente de tesorería es positivo en nueve millones de euros, pero que se acude al crédito para no comprometer la liquidez municipal. En este sentido, señaló que, debido al proyecto Ribeira Atlántica, el Concello deberá anticipar el dinero de las inversiones que se tienen que acometer y que para ello se usará el remanente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Cuatro concellos aprobaron sus planes de ajuste por 4,2 millones