La hora de las grandes infraestructuras

Mejoras viarias y saneamiento son las grandes asignaturas pendientes de la comarca


Ribeira / La Voz

No son pocos los retos que tienen por delante los concellos de la comarca para este año en forma de proyectos que se antojan fundamentales para la vertebración y desarrollo de Barbanza. Precisamente, las grandes infraestructuras, tanto de saneamiento como viarias y de servicios, cobrarán un gran protagonismo en este ejercicio, aunque la mayor parte de ellas están a expensas de que llegue financiación de otras Administraciones, un capital que, entre los constantes anuncios de recortes, parece difícil que alcance a todas las obras pendientes.

Entre los concellos que lo tienen más fácil para ver convertidas en realidad infraestructuras esperadas durante años está Ribeira. De hecho, el ribeirense es de los pocos términos de la comarca que dispone de partida presupuestaria en las cuentas de la Xunta para el 2012. Según esto, este es el año en el que, al fin, la capital de la comarca verá empezar la depuradora, una estación de tratamiento que costará más de 21 millones de euros.

Otra infraestructura que está encaminada es la variante de Noia. Las obras no solo han comenzado sino que avanzan según lo previsto, de modo que, salvo contratiempos, podrán estar concluidas a finales de este año. En principio, el inicio de los trabajos en medio de la ría para levantar el puente será el punto crítico que determinará si finalmente se cumplirán los plazos.

También están en marcha las obras de saneamiento de Noia, aunque el mayor problema para la regeneración del estuario, el de si la escollera se retira definitivamente o si se remata y se aprovecha para instalar pantalanes, está aún en el aire. El anterior Gobierno central aprobó un proyecto, pero no consignó una partida presupuestaria, y está por ver qué ocurre ahora con Rajoy en la Moncloa dado que el PP siempre defendió lo contrario que el PSOE: que el dique se quede en su sitio.

Sin vertidos a la ría

En materia medioambiental, también está a la espera que la Xunta concrete cómo y cuándo pondrá en marcha su plan para erradicar los vertidos de la ría de Arousa. Durante meses, se realizaron estudios para detectar los problemas de la red de alcantarillado de cada municipio y, en casos como los de Boiro y Rianxo, ya se ha dado un avance de las conclusiones, pero no se concretaron ni plazos ni financiación.

Sin dejar el litoral, están por rematar las mejoras realizadas en los puertos de Muros y Cabo de Cruz, y sigue sin iniciarse la reforma de la fachada sonense.

La vertebración de la comarca a través de unas infraestructuras viarias en condiciones es otro de los retos que urge resolver. Son muchas, y llegadas desde diferentes colectivos, las demandas para que se mejoren las comunicaciones de Arousa norte con las comarcas de Muros y Noia y con el sur de Galicia.

Plan Move

En este sentido, resultan prioritarias las carreteras provinciales DP-1105 y EP-8001. La primera une Boiro con el término noiés pasando por Lousame y, de cumplirse lo dicho por el Ejecutivo autonómico, se incluirá en el Plan Move, con lo que debería ser renovada antes del 2015. En este ejercicio está prevista una inversión de casi medio millón de euros para pavimentar el vial, pero lo que se pide es una mejora integral del trazado. Sin embargo, igual que ocurre con la EP-8001, que va de Catoira a Caldas y supone el enlace directo de Barbanza con la provincia de Pontevedra, su cesión a la Administración gallega sigue pendiente.

Otro proyecto que está costando que arranque es el macropolígono, un recinto de naves que se ubicará entre A Pobra y Ribeira y para el que por ahora solo está prevista una inversión de 60.000 euros para trabajos técnicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

La hora de las grandes infraestructuras