Pablo Cimadevila da una de sus medallas de oro a Paula

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

El deportista paralímpico logró el metal en la prueba de 200 estilos en los juegos disputados en Sídney hace doce años

20 ene 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Hay pocos objetos tan valiosos para un deportista como sus trofeos, sobre todo cuando estos suponen la máxima aspiración que se puede alcanzar. Por eso, la donación realizada por el nadador Pablo Cimadevila cobra especial valor. Cimadevila logró dos medallas de oro en su primera participación en unos Juegos Paralímpicos, en Sídney 2000, y una de ellas irá a parar en los próximos días al escaparate en el que se exhiben todos los objetos que se incluirán en la subasta benéfica a favor de Paula.

Tan preciada pieza llegará a Boiro gracias a la mediación de Marga Pérez Caramés, una vecina de Pontevedra sobrina del matrimonio que se ha convertido en la familia de Paula y sus padres en su nueva vida en Alemania. Ella conoció en su día al hermano de Pablo en un encuentro casual, y ahí comenzó una relación que ha dado como fruto un par de camisetas firmadas por el deportista, varias prendas de competición de David Cal y, ahora, la medalla de oro.

La presea, además, tiene mucha historia a sus espaldas. Cuenta Pablo Cimadevila que invirtió diez años de entrenamientos para lograrla y que al ganarla batió un récord del mundo, en la modalidad de 200 metros estilos, el primero que se superaba en aquellos juegos. Sin embargo, el nadador quita hierro al asunto: «Es la primera medalla que consiguió un deportista gallego en unas olimpiadas, pero en la vitrina de casa de mis padres no hace nada y en cambio puede ayudar a Paula. Además, de recuerdos no se vive y ahora me estoy preparando para los juegos de Londres, donde aspiro a lograr otra medalla».