«La crisis no ha hecho mella en la generosidad de los barbanzanos»

Rivadulla está al frente de la tienda que la oenegé abre cada Navidad para recaudar fondos para los niños desfavorecidos

La voluntaria ribeirense, en la tienda que la entidad ha puesto en marcha en la calle Santa Uxía.
La voluntaria ribeirense, en la tienda que la entidad ha puesto en marcha en la calle Santa Uxía.

Ribeira / la voz

Hay barbanzanos que regalan solidaridad en Navidad. Son aquellos que hacen sus compras en la tienda que Unicef abre por estas fechas en Ribeira, siempre en locales cedidos de manera desinteresada por propietarios también concienciados con las necesidades de la infancia, no solo en Galicia, sino también en el resto del mundo. Cruz Rivadulla está el frente del negocio, y asegura tener clientes fieles a los que ayudar a los demás también les llena el corazón.

-¿Cuánto tiempo lleva colaborando con Unicef?

-Desde el año 2003, cuando se creó la comisión ribeirense y pusimos en marcha acciones para atender las emergencias de la infancia en diferentes partes del mundo. Entre ellas está la apertura de la tienda en la que cada Navidad ofrecemos productos de artesanos de países como Chile o Perú. Este año tenemos cerca de un centenar, entre llaveros, tazas o postales.

-¿Cómo van las ventas?

-Por el momento mantenemos los resultados de otros años. La crisis no ha hecho mella en la generosidad de los barbanzanos.

-¿Cuántos voluntarios tiene Unicef en la comarca?

-De forma permanente somos tres, aunque hay mucha gente que colabora en proyectos puntuales que desarrollamos durante el año. Hace falta más participación, sobre todo, necesitamos gente que aporte nuevas ideas con las que recaudar fondos.

-¿Qué le aporta esta labor?

-Siento una satisfacción indescriptible al ayudar a alguien que lo necesita.

-¿Compagina su ayuda a Unicef con otro trabajos?

-Soy maestra jubilada, y esta pasión por enseñar me ha llevado a colaborar con Servizos Sociais en un taller de alfabetización destinado a personas mayores sin estudios. El día que les doy clases estoy contenta para toda la jornada. Son muy agradecidos y se esfuerzan mucho. Solo en Aguiño y Olveira tengo una treintena de alumnos.

-¿Cómo animaría a los barbanzanos a colaborar con Unicef?

-Les diría que en el mundo hay demasiadas emergencias sociales de las que casi no se habla. Haciéndose socios y aportando una cantidad, por pequeña que sea, pueden hacer mucho. Ahora, la necesidad más grande está en el Cuerno de África.

-¿Qué regalo recomendaría de los que promueve Unicef para estas fechas?

-En la tienda hay productos de todos los tipos y precios con los que se puede regalar un detalle bonito y solidario. Además, en la oenegé hemos puesto en marcha el Regalo Azul. Se trata de adquirir una tarjeta con la que se destina cierta cantidad a vacunas, por ejemplo. A quien recibe la postal se le informa que el regalo ha contribuido a paliar necesidades. El texto lo elige cada uno.

Cruz Rivadulla presidenta de Unicef en Ribeira

«En el mundo hay demasiadas emergencias sociales de las que casi no se habla»

«Siento una satisfacción indescriptible al ayudar a alguien que lo necesita»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

«La crisis no ha hecho mella en la generosidad de los barbanzanos»