Los recantos del «Prestige»


De aquel barco apenas una sombra en los recuerdos de un país viejo, escéptico y mudo. Qué recuerdos quedan. Surrealismo: por veces comparo la actuación de las autoridades y el barco con las Crónicas do Sochantre, de Cunqueiro. Una Santa Compaña desfilando a lo largo de la costa gallega, esperando que pasara algo. Solo Paco Vázquez tuvo el valor de adelantar una propuesta «para fuera y botarlo a pique».

Desorden: en el tumulto posterior, con la marea negra lamiendo las rías, la prohibición de la Marina Mercante de impedir salir a los barcos pesqueros. ¡Porque no tenían autorización de transportistas de residuos peligrosos!.

Determinación: los bateeiros y pescadores saliendo al mar para enfrentarse a la ballena negra y beberla a puñetazos de pura desesperación.

Héroes anónimos: mientras la marea no llegó a la playa. Marineros y bateeiros arriesgaron vidas y propiedades sin pedir nada a cambio, en un denodado afán por derrotar y vencer a un río de fuego.

Asombro: cuando las playas se cubrieron de negro, los pescadores se desentendieron del tema. Pura antropología marinera: «En terra, en terra manda a muller» y dejaron sitio a mujeres y jóvenes que tomaron el relevo en la pelea.

Solidaridad: miles de voluntarios, como un ejército desordenado de hormigas, cubrieron el litoral con sus manos, limpiando piedra a piedra en un trabajo nunca suficientemente reconocido.

Aprovechados: de la noche surgieron miles de embarcados a prisa y corriendo para aprovecharse de las ayudas y subvenciones pagadas con dinero de todos los españoles, con el acuerdo cómplice de patrones mayores y cofradías. El Nunca Máis se convirtió en Outro Máis.

Politización: en medio de la tragedia, la respuesta fue ¡una moción de censura! Alucinante.

Demagogia: aún escucho una llamada de alguien a un ex secretario xeral de un partido político: «Hoy no vengas a Aguiño, la noticia de mañana es el chapapote al alcalde de Ribeira. Date la vuelta y ven otro día».

Albitrismo: que si el barco debía entrar en puerto, ¿como el Casón y consiguiente huida de toda la Costa da Morte? Que si prender fuego, ¿como el Mar Egeo Sea en A Coruña y el terror de la ciudad indefensa ante una nube de fuego?. Que mandarlo a Marruecos, ¿allí no había gente?.

Corolario: El desastre del Prestige puso de manifiesto la falta de un plan nacional de lucha contra la contaminación y la incapacidad de ofrecer respuestas eficaces y coordinadas, !si no había nada!, fuera cual fuera la solución adoptada, ante la ausencia de coordinar una respuesta rápida con medios suficientes.

Dudas: ¿hemos aprendido algo?

Certeza: al menos la veda obligatoria de 6 meses permitió recuperar los caladeros de pesca y dejó al mar hacer su trabajo hasta borrar cualquier huella del desastre.

En tierra, en tierra una eclosión de la construcción y un aumento del desastre urbanístico de la costa. Al final todos seguimos: «Esperando a Orestes» y cuan héroe cunqueirán aplazamos la toma de decisión. ¿Cuándo saldrá el juicio? El año que viene... si Dios quiere.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los recantos del «Prestige»