Bodas de plata en la residencia pobrense


Con una comida especial, como manda la tradición, celebró sus bodas de plata la residencia de mayores de A Pobra. Con motivo de la conmemoración de este aniversario tan especial, los usuarios del servicio recibieron la visita del alcalde, Isaac Maceiras, y de la concejala de Servizos Sociais, Balbina Lojo. Tanto ellos como el director de la residencia, Antón Brey, felicitaron a los mayores, en especial, a Manuela Ces. Resulta que esta rianxeira es la veterana del centro, en el que lleva desde 1998.

Pequeños espectadores

Con motivo del día de la música, el equipo directivo de la guardería municipal de Ribeira, capitaneado por María José García Escurís, programó una actividad especial, una actuación del hombre orquesta. El artista César Freiría deleitó a los críos con un variado repertorio para cuya interpretación echó mano de hasta siete instrumentos diferentes. Con ellos, versionó diversas canciones infantiles que, como no podía ser de otra forma, entusiasmaron a los pequeños espectadores, así como a varios padres que se acercaron hasta el centro.

Sonenses con diploma

Un grupo de vecinas de Porto do Son ya tienen en sus manos el diploma que las acredita como cuidadoras. Lo obtuvieron tras participar en un curso de atención sociosanitaria a personas en el domicilio, promovido por el departamento de Servizos Sociais. De hecho, fue el concejal encargado de este área, Javier Quiñoy, el que repartió las acreditaciones entre las aplicadas alumnas, cuyo período de formación se prolongó durante más de seiscientas horas. A lo largo de todo ese tiempo, las mujeres adquirieron conocimientos en los ámbitos de higiene y alimentación, atención psicosocial y apoyo domiciliario. También tocaron temas transversales como la igualdad de género o la inserción laboral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Bodas de plata en la residencia pobrense