El Concello sonense abre la mano y permitirá la acampada controlada

Baroña y A Coviña serán espacios prohibidos y altamente vigilados


Noia / LA VOZ

La polémica levantada este verano en el municipio de Porto do Son a causa de la ocupación de espacios prohibidos con tiendas de campaña ha encontrado en el equipo de gobierno local una respuesta que se oficializará en otoño y que permitirá a los visitantes asentarse en lugares concretos de una manera controlada.

La solicitud de un permiso previo en las oficinas municipales será el primer requisito para llevar a cabo esta práctica, y poder tener así un censo controlado con un límite de tiempo que oscilará entre las 24 y las 48 horas. Lo que sí que han subrayado con énfasis en el ejecutivo local es que el monte que se encuentra en el perímetro del castro de Baroña y en el merendero de A Coviña, en Xuño, serán puntos donde la prohibición se cumplirá de una manera estricta, por lo que habrá vigilancia regular por las fuerzas del orden.

El regidor, Luis Oujo, recordó que en el caso de Baroña su condición de bien de interés cultural impide la acampada, por eso la vigilancia aquí será insistente. «Estudiaremos en qué lugares permitir esta actividad, y para eso analizaremos cuáles son los espacios más convenientes dotándolos de un servicio de agua potable y luz para que todo se haga con normalidad».

Oujo desveló que en la última reunión con el responsable de Costas en Galicia, Rafael Eimil, incluso se barajó la posibilidad de pactar con algunos propietarios la cesión de terrenos para realizar campismo y así no afectar a zonas de dominio marítimo terrestre como los sistema dunares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Concello sonense abre la mano y permitirá la acampada controlada