Luis Barrena, el diputado republicano fusilado en una cuneta de Outes hace 75 años

El abogado será recordado el viernes en un acto al que está invitado José Bono


NOIa / LA VOZ

Fue uno de tantos que murió en un conflicto entre hermanos. La Guerra Civil, como cualquier contienda bélica, deja víctimas que ese ejercicio científico que es la historia recuerda u olvida. En el caso de Luis Barrena, el tiempo pasado desde entonces, 75 años, no ha permitido que su figura se evapore. Y es que con motivo de la efeméride de su pasamiento, el colectivo cultural Serra de Outes ha decido honrarlo por las circunstancias en las que fue fusilado en un acto al que además de estar convocado el diputado del BNG en Madrid, Alejandro Jorquera, también se espera la presencia del presidente del Congreso José Bono.

Su vínculo con la comarca se localiza en Muros. Allí contrajo matrimonio con Carme Doval, una farmacéutica natural de esta localidad e hija de un prestigioso abogado afincado en Madrid, ciudad en la que ejerció diferentes cargos en la Administración pública. De nombre completo Luis Barrena y Alonso de Ojeda, era natural de Sigüenza (Guadalajara) y fue concejal en Madrid en la primera corporación republicana surgida de las urnas en abril de 1931 como miembro fundador del Partido Republicano Radical Demócrata.

Fue en 1936 cuando fue elegido diputado de las Cortes Generales por la provincia de Melilla. Los encargados de reescribir su vida desconocen cuál es el vínculo con esta comunidad, aunque sí que han podido demostrar que en esta ciudad recibió varios homenajes por su reputación como abogado penalista.

El alzamiento en Galicia

Al estallar la guerra el 18 de julio de 1936, Barrena se encontraba en Galicia de vacaciones. Según explican en el colectivo Terra de Outes, «cando en Madrid se tivo coñecemento da sublevación do exército africano, o presidente das Cortes indicou a todos os deputados a conveniencia de desprazarse ao seu lugar de elección para respaldar ás autoridades republicanas. Diante da imposibilidade de desprazarse a Melilla, onde xa se fixeran fortes os alzados, Barrena optou, xunto a outros deputados galegos, por achegarse á Coruña». Pero esta situación no pudo darse al estar la ciudad herculina tomada por los militares.

El final de la historia es sangriento y con restos de pólvora. Barrena se refugió en Esteiro con su familia. Allí, el 21 de agosto del mismo año fue secuestrado por un comando falangista y ejecutado en una cuneta de la carretera que conduce a Noia dentro del término outiense. Hoy, el lugar, es un símbolo que rechaza la guerra y sirve para recordar a los que perdieron la vida por sin más motivo que la intransigencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Luis Barrena, el diputado republicano fusilado en una cuneta de Outes hace 75 años