Diez mujeres llevaron el peso del Carmen de Queiruga

La entrada de la gruta de Portonadelas fue escenario de la eucaristía


ribeira / la voz

Como ya es tradicional en la localidad de Queiruga, los vecinos de la zona dedicaron la última jornada de celebración a la Virgen del Carmen.

Tras dos días de fiesta y nueve años de tradición, la procesión salió desde la iglesia de San Esteban hasta la playa al mediodía. Durante el trayecto, la figura de la virgen fue trasladada en coche para que luego fuesen diez las mujeres las que la portaran, a hombros, hasta la gruta de Porto Nadelas. La costumbre de que cada año sean diez personas diferentes las que lleven a la figura en procesión, fue establecida por los propios vecinos, para que todo el pueblo pudiese participar en el famoso acto.

Como en los años anteriores, a la santa también se le dedicó una misa solemne en la entrada de la gruta. La eucaristía se ofició a las 13.00 horas. Hasta el lugar se acercaron numerosas personas. Estas, al acabar la misa, llevaron la imagen hasta la casa más cercana. Allí la depositaron, con cantos de despedida y música de gaitas, para que sea el propio párroco el que la recoja en los próximos días.

Un adiós con música

Una vez finalizado el acto religioso, los vecinos y visitantes allí presentes se reunieron en el campo de la fiesta para disfrutar de una sesión vermú con sardiñada. El vino, el pescado y la boroa fueron gratuitos. La hora de la degustación también estuvo amenizada por las actuaciones de varios grupos musicales y orquestas, por lo que no faltó la animación.

El punto final de las fiestas estaba previsto que lo pusiese una gran verbena nocturna a cargo de la función de la orquesta Aché, a las 23.00 horas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Diez mujeres llevaron el peso del Carmen de Queiruga