Una celebración descafeinada

A la noche más mágica del año le faltó la salsa de las falcatruadas


Ribeira / La Voz

No se trata de incitar a nadie a cometer gamberradas, pero una noche de San Juan sin las simpáticas falcatruadas viene a ser como un café descafeinado, una ensalada sin aliño o un helado bajo en calorías. Y, esta vez, a las celebraciones que se extendieron por toda la comarca les faltó la salsa de las trastadas.

Atrás quedaron, al menos de momento, los tiempos en que las bromas eran las grandes protagonistas de la festividad de San Juan, y es inevitable que un halo de nostalgia aflore cuando desde policías locales y protecciones civiles se anuncia que no hubo ninguna falcatruada destacable. Ocurrencias como llenar fuentes de espuma, colocar dornas en medio de plazas o poner en venta institutos -como ocurrió el año pasado en Rianxo- han dado paso este año a pequeñas falcatruadas que no van más allá de mover contenedores de sitio o hacer «desaparecer» las macetas de algún vecino despistado que olvidó ponerlas a buen recaudo.

Incluso en el municipio outiense, donde tradicionalmente las gamberradas del San Juan son sonadas en toda la comarca, este año la noche transcurrió con total tranquilidad.

Ingrediente indispensable

En cuanto a la celebración del solsticio de verano, transcurrió sin mayores novedades y, en este caso, no faltó otro de los ingredientes indispensables en una noche como la del jueves: las sardinas asadas.

Quien más y quien menos optó por la tradicional hoguera y la sardiñada previa para dar la bienvenida al estío, bien acudiendo a las citas convocadas por colectivos sociales y vecinales, como en el caso de Palmeira, por ejemplo, o bien organizado su propia fiesta en pandilla. Esta opción fue la mayoritaria en Boiro, donde se encendieron fogatas en los cuatro costados, aunque también hubo una gran cena en la calle peatonal por cortesía de tres establecimientos hosteleros que repartieron doscientos kilos de sardina y cien de churrasco.

Total, que el objetivo de todo el mundo era pasarlo bien y, a juzgar por las imágenes que dio de sí la noche, parece que se consiguió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una celebración descafeinada