Agitada velada para los equipos de emergencias barbanzanos

M. x. Blanco RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Los bomberos de Ribeira y Boiro realizaron una veintena de salidas

25 jun 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

A excepción de lo ocurrido en Aguiño, donde un joven acabó la noche con quemaduras importantes al caer en una hoguera, puede concluirse que la mágica fiesta de San Juan discurrió en Barbanza con relativa calma, entre sardinas, fuego y un viento bastante desagradable. Los intentos, intencionados o no, de romper esa tranquilidad fueron truncados por los equipos de emergencias, que sí vivieron unas horas agitadas. La extinción de incendios fue su principal misión. De hecho, los bomberos de Ribeira y Boiro realizaron una veintena de intervenciones.

Su rosario comenzó mucho antes de que el reloj marcara la mágica medianoche. Ya en la tarde del jueves, los bomberos boirenses tuvieron que desplazarse hasta Rianxo, donde un incendio amenazaba unas viviendas en Quintáns (Isorna); y hasta Landeiras (Bealo), donde también había fuego, aunque en unas fincas de maleza.

Ya en plena celebración del San Juan, el personal del parque boirense tuvo que realizar un nuevo viaje hasta Rianxo. En el paseo marítimo de Tanxil, concretamente bajo el pedestal que antiguamente ocupaba la Virgen de la Guadalupe, alguien había intentado montar una hoguera justo bajo un puente de madera. Por fortuna, la rápida intervención de los bomberos y de la Policía Local evitó males mayores y el fuego solo afectó a cuatro tablones.