Lonxanet relanza la venta directa de los productos del mar

Los pósitos de O Son y Lira son socios fundadores de la empresa


ribeira / LA VOZ

Colectivos, entidades y gentes del mar preocupados por la pesca sostenible y también por poner en valor el trabajo del colectivo de marineros artesanales crearon Lonxanet en el año 2001, una plataforma gallega para la venta directa de productos frescos de alta calidad y con la ventaja de que llegan a la mesa de cualquier punto de España sin intermediarios. En la iniciativa se embarcaron varias cofradías gallegas y en el proyecto creyeron también los responsables de los pósitos de Lira y Porto do Son.

Uno de los impulsores de la iniciativa y de sus máximos responsables es el carnotano Antonio García Allut, que insiste en que Lonxanet es una empresa de economía social que pretende dar transparencia al mercado y favorecer el trabajo de los marineros artesanales.

La iniciativa arrancó a toda vela y poco a poco, los productos procedentes de las costas gallegas llegaban a los mejores restaurantes y mesas de España. Las nuevas tecnologías eran el principal reclamo hasta que en el año 2002, el hundimiento del Prestige puso contra las cuerdas un proyecto ilusionante cuya única intención era poner un producto de excelente calidad.

El hundimiento del barco provocó una paralización de la empresa y fue un duro golpe para los promotores. Poco a poco, y con el paso del tiempo se fue recuperando pero cuando estaba saliendo a flote, el contratiempo de la crisis volvió a echar el freno.

A pesar de los reveses, los promotores de la iniciativa no se rinden y persiste gracias a las personas de las cofradías que pelean para que la idea perdure en el tiempo.

Las armas de la plataforma de comercialización de productos artesanales de pesca son la innovación y las nuevas maneras de llegar a las mesas en excelentes condiciones y también con la finalidad de mejorar la pesca artesanal y la seguridad alimentaria de los consumidores.

Futuro esperanzador

A pesar de los problemas existentes, Lonxanet resiste y sus responsables auguran un futuro esperanzador. El año pasado, la facturación apenas superó los 650.000 euros, pero Antonio García Allut está convencido de que el proyecto es viable y saldrá adelante con el apoyo del sector y también de sus promotores, a pesar de los malos momentos económicos que está atravesando el país.

Los responsables de Lonxanet reconocen que recuperarse es duro pero no bajarán la guardia, pues insisten en que la empresa es viable y tiene futuro, pues pretende ser una canal exclusivo de la pesca artesanal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Lonxanet relanza la venta directa de los productos del mar