El Atlético Ribeira quiere cantar el alirón en Oleiros

gonzalo trasbach RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

13 abr 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Después de ganar en A Lomba al Taragoña (1-3), el Atlético Ribeira quiere repetir triunfo el próximo domingo frente al Atlético Oleiros en la jornada 31 del grupo barbanzano de Segunda Autonómica. Los de Manu pretenden cantar el alirón en el recinto de A Trinidade. Lo cantarán si ganan. Hagan lo que hagan sus dos más cercanos perseguidores, de los cuales solo el Bertamiráns B podría quedar a nueve puntos, pero con el golaveraje en contra (1-1 y 2-3).

Solo ochenta aficionados estuvieron en el campo de A Lomba para ver el derbi entre taragoñeses y ribeirenses. Goles: 0-1, min 18: Manu; 0-2, min 40: Brión; 0-3, min 46: Manoliño; 1-3, min 75: Casillas, de penalti.

Esperanza para el Cabo

Un triunfo esperanzador obtuvo el Cabo de Cruz en Estramundi frente al Sar (2-1). Marcaron primeros los locales (min 12), después Andorrano, desde los once metros (mi 65), igualó y Ernesto selló el resultado (min 80). Anta la ausencia del meta Fran, salió bajo los palos el jugador de campo Beto. Taragoña, Oleiros, Ribeira y Puebla son los rivales de los crucenses para este rush final de la temporada.

Roberto (min 8) y Moisés (min 20) firmaron los goles que dieron al Puebla los tres puntos frente al Atlético Oleiros en A Trinidade, con 90 personas.

Con un 3-3 finalizó el derbi comarcal entre el Xuventude Aguiño y el Cruído. Sesenta aficionados en A Tasca. La expulsión de Simón (min 80) resultó clave en el trecho decisivo del encuentro. Goles: 1-0, min 10: Simón; 2-0, min Lito, de falta; 2-1, min 60: Berto; 3-1, min 70: Pulgui; 3-2, min 79: Santi; 3-3, min 94: Castaño.

«Manita» del Porto do Son

Anda como una moto el Porto do Son. El conjunto de Alberto Albán liquidó al Carcacía en el Emilio García, con unos 100 espectadores, con una manita, que materializaron Luisiño (min 30, 60 y 70) y Joseíño (min 22 y 80). Cuajó una muy buen partido el Sporting Lampón frente al Escravitude en el recinto de O Doce, con cien personas (1-1). Los de Luis Pérez tuvieron ocasiones para llevarse los tres puntos al bolso, pero les faltó acierto en ataque. Julián anotó el 1-1 a los 38 minutos.

El Cruído libró uno de sus peores encuentros en A Silva, delante de 80 personas, y cayó contra el Bastavales (0-2), que convirtió los tantos a los 38 y 42 minutos. Tras este resultado, los de Lousame están condenados al descenso directo.