Un total de 130 personas con discapacidad lograron empleo

Las asociaciones que operan en la comarca se quejan de la falta de ayudas


ribeira / la voz

El empleo es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad actual. Y lo es también para el colectivo discapacitado. Según los datos facilitados por las asociaciones que operan en la comarca, un total de 130 personas con discapacidad de Barbanza, Muros o Noia lograron un empleo en el 2010. Una cifra que, sin embargo, es ligeramente inferior a la registrada en el 2009.

Desde las asociaciones de ayuda a personas con discapacidad, bien sean física o psíquica, denuncian la falta de ayudas en el campo de la inserción laboral e insisten en la importancia que tiene lograrla. De hecho, es una condición indispensable para lograr la igualdad. «Avanzouse moi pouco en materia de inserción laboral, e para as persoas con discapacidade é fundamental. Precisan sentir que a vida lles pode aportar algo máis, ter igualdade de oportunidades, unha vida independente», explica la presidenta de Ambar, Milagros Rey.

Recortes sociales

Xoán España, director de Amicos, resalta la falta de incentivos para lograr la inserción laboral de personas con discapacidad: «Reducíronse as axudas para a intermediación laboral e tamén houbo un recorte das políticas activas de emprego».

Desde estas entidades intentan facilitar a las personas con minusvalías el acceso al mercado laboral, pero no es fácil: «Hai moitos inconvenientes, e nós non podemos crearlles falsas expectativas», apuntó Rey. Ambar logró la inserción laboral de 6 personas en el 2010, con discapacidades físicas y orgánico-sensoriales. Se trata, según explicaron desde la asociación, de puestos de auxiliar administrativo, monitor, cuidador y coordinador, creados en Ribeira y vinculados a la asociación. De hecho, este tipo de contrataciones se llevan a cabo gracias al centro especial de empleo Ambar Acción Social, que funciona desde finales del 2009.

Otras entidades, como A Creba, contratan temporalmente a personas con minusvalías para trabajar en la propia asociación. Además, a través del centro especial de empleo tienen a una persona integrada laboralmente en la tienda que A Creba abrió en Noia. Es un establecimiento llamado A Creba Feito a Man, donde venden desde hace dos años productos que personas con discapacidad realizan en los talleres ocupacionales.

En cuanto a la Confederación Galega de Persoas con Discapacidade (Cogami), en el 2010 lograron en Barbanza, Muros y Noia la inserción laboral de 118 personas con minusvalías.

Mejorar la calidad de vida

La Federación de Asociaciones de Familiares e Enfermos Mentais de Galicia (Feafes), en la cual está integrada A Creba, también opera en la comarca. Lo que intentan es mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades mentales y la de sus familias. Lo hacen a través de distintos servicios: de información, asesoramiento jurídico, comunicación, atención psicológica a familiares, ocio y deportes e inserción laboral.

Precisamente, el número de contratos que lograron en el 2010 fue de 134, de los cuales 4 son de las comarcas de Barbanza, Muros y Noia. Explican en Feafes que el trabajo es un componente clave para el desarrollo personal y para tener una vida independiente: «Que unha persoa con enfermidade mental traballe non é exclusivamente unha cuestión de dereito ou ideolóxica, tamén beneficia a súa saúde».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Un total de 130 personas con discapacidad lograron empleo