«Ahora sí puede decirse que hay turismo cultural»

Ve consolidado el proyecto de Neixón


ribeira / la voz

Desde hace una década, se pasa las horas entre los inactivos restos del Centro de Interpretación Arqueolóxica do Barbanza, pero si por algo se caracteriza Pitusa Lomba es por su dinamismo. La inquietud que transmite se traslada también a su faceta profesional, pues en el pasado afrontó una larga lista de retos laborales, que la llevaron a pasar por empresas y entidades tan diversas como la Asociación Boirense de Empresarios, la escuela taller, el colectivo antidroga Proyecto Vida y hasta la comisión organizadora de las fiestas de verano. Aunque el futuro siempre es incierto, parece que en el museo de Neixón ha encontrado su lugar.

Esta boirense, de Cabo de Cruz «hasta la muerte», no duda en hablar del centro como de su hijo: «Yo lo vi nacer, pues fui designada coordinadora cuando todavía el edificio estaba en obras e incluso ejercía de capataz». Precisamente, asumió la dirección del museo como si de un nuevo desafío se tratara: «Me gustan los retos y empezar los proyectos desde cero. Lo hice con la escuela taller, pues entonces no teníamos ni instalaciones; y después con la patronal, en la que una nueva directiva se enfrentaba a la difícil tarea de levantar la entidad».

Y, claro está, en esta lista de retos encaja su paso por la comisión de fiestas. Pitusa ejerció de presidenta en la edición del 2001 y define aquella etapa con una palabra: «Agobiante». Cogió las riendas del colectivo un mes de mayo, cuando peligraba la celebración de los festejos y tuvo poco más de cincuenta días para organizarlo todo: «Acepté la propuesta sin pensar, porque si llego a reflexionar un poco, digo que no. Aquella época no tuve vida. Hay que pensar que organizamos seis días de fiesta, con actuación de renombre incluida, y recaudamos los fondos necesarios para pagar todo en un mes y medio».

Fue después de aquel estresante período, cuando la paz del museo de Neixón llegó a la vida de Pitusa Lomba. Asumió la dirección del centro con el reto de acercar la arqueología a la población en general: «Queríamos fomentar el patrimonio de Boiro y de todo Barbanza a nivel turístico y cultural, pero hacerlo de forma que llegara a todo el público, es decir, con un lenguaje y unas explicaciones casi coloquiales».

La boirense considera que, en este sentido, puede hablarse de misión cumplida: «Antes la gente venía por casualidad, sobre todo cuando el mal tiempo impedía ir a la playa, pero ahora llegan sabiendo lo que van a encontrar. Ahora sí puede decirse que hay turismo cultural». De hecho, pese a que es consciente de que la oferta del museo es mejorable, asegura que el proyecto está consolidado.

Quizás es el ajetreo de su vida profesional el que ha llevado a Pitusa Lomba a buscar un rincón que le transmita paz y serenidad. Lo ha encontrado en O Chazo y se trata del mirador natural que hay en la cantera. Eso sí, dice que también este escondido paraje empieza a ser «demasiado» concurrido en la temporada estival.

Nombre

Pitusa Lomba

Edad

43 años

Profesión

Directora del Centro de Interpretación Arqueolóxica do Barbanza

Rincón

El mirador natural que hay en la cantera de O Chazo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Ahora sí puede decirse que hay turismo cultural»