Tomé abandonó la sesión con la policía y Pérez admitió que está haciendo una obra sin licencia


El límite de advertencias que admite la norma por la que se rigen los plenos son tres. El portavoz popular, Manuel Tomé, quemó todas en el punto sexto del orden del día, que coincidía con la aprobación del plan especial del castro de Baroña. La discusión en torno a si la Xunta había comprometido una ayuda de un millón de euros o no, caldeó una sesión que ya empezara subida de temperatura.

El alcalde pidió a su antecesor que abandonara el salón noble después de que Tomé fuera amonestado por tomar la palabra sin autorización. Como el popular insistía en justificar sus acusaciones, Pastor Rodríguez solicitó a los dos agentes de la Policía Local presentes que acompañasen al conservador hasta la puerta.

No tardaron mucho más sus compañeros de partido en seguir el mismo camino, esta vez por iniciativa propia y apelando a la «falta de libertad» del presidente de la corporación a la hora de permitir a los ediles del PP a expresarse.

Otra de la polémicas más reseñables de la tensa sesión llegó en el momento de ruegos y preguntas. Fue cuando el edil independiente Gonzalo Pérez preguntó lo siguiente: «Gustaríame saber quen é o que manda a Policía Local todos os días á miña casa para inspeccionar as obras que estou facendo». Sobre esto, el alcalde le planteó muy asépticamente otra pregunta: «¿Pero vostede, concelleiro, ten licenza para facer esas obras?». La respuesta de Pérez fue clara y sorprendente: «¡Non a teño pero seguirei facendo a obra!». Del diálogo se deduce que probablemente habrá algún capítulo más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Tomé abandonó la sesión con la policía y Pérez admitió que está haciendo una obra sin licencia