El plan especial del castro de Baroña queda a expensas de la ayuda de la Xunta


noia/la voz.

Lo que tendría que haber sido un pleno de relevancia y felicidad para el municipio de Porto do Son, se convirtió una vez más en un triste y vergonzoso espectáculo protagonizado por algunos de los integrantes de la corporación municipal. Aún así, el asunto más importante y que probablemente permanecerá en el libro de actas de las sesiones plenarias para la posteridad fue la aprobación definitiva, con el añadido de que fue por unanimidad, del plan especial del castro de Baroña, sin duda el mayor icono patrimonial y turístico de este municipio barbanzano.

La última vez que esta iniciativa había sido debatida en un pleno -octubre del 2009- aún tenía el bastón de mando el popular Manuel Tomé, siendo los representantes de PSdeG y BNG, que juntos sumaban una mayoría absoluta, los encargados de tumbarlo al alegar que había vecinos afectados con los que no existía acuerdo. Cabe decir que ambos, que forman el actual bipartito, han tardado un año y varios días en cerrar esa negociación, que afectaba concretamente a la propietaria de un terreno de 13.000 metros cuadrados a la que se le permutarán los 5.000 necesarios de esta parcela por otra ubicada en el mismo término municipal.

Fue en el momento en el que se cerró ese acuerdo verbal cuando el equipo de gobierno que preside el socialista Pastor Rodríguez decidió incluir en el orden del día del pleno de noviembre, celebrado el viernes, la aprobación de esta actuación, que los cinco partidos que integran la corporación decidieron apoyar alzando la mano.

La ayuda de un millón de euros que, según parece, prometió la Xunta a Manuel Tomé, antes de haber sido relevado del cargo de regidor por medio de la moción de censura de hace poco más de un año, fue otro de los motivos de polémica plenaria, porque el bipartito reprochó a sus antecesores que no existiera constancia por escrito de dicho compromiso. El regidor señaló que ahora todo está en regla para acudir a Santiago y solicitar dicho importe.

Plan de obras

Otro de los puntos que se incluyó en el orden del día del pleno fue la aprobación de los proyectos del Plan de Obras e Servicios (POS) de la Diputación de A Coruña. En este punto, la teniente de alcalde y a la vez edila de Obras, la nacionalista Ánxela Franco, explicó que de los 295.000 euros de los que dispondrán, la mitad servirán para hacer frente al coste que la planta de compostaje genera por el servicio de recogida de basura. El 50% restante, según aclaró la misma concejala, está destinado a pagar la limpieza de las cunetas (47.000 euros) o construir las aceras de Arnela (104.000 euros). La votación salió adelante únicamente con los votos del grupo de gobierno y la abstención del resto.

La controvertida casa de cultura de Xuño también recibió un impulso después de una década estancada, al aprobar con los mismos apoyos el proyecto de reforma y ampliación de los tres inmuebles que desde hace años duermen el sueño de los justos en un parcela cercana a la playa de As Furnas.

La actualización de las tasas de la escuela de música y baile, que se mantienen inalterables, también fue ratificada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El plan especial del castro de Baroña queda a expensas de la ayuda de la Xunta