La matriculación de coches registra mínimos históricos en la comarca

Las ventas de septiembre han bajado más de la mitad con respecto al mismo período del 2009


ribeira/la voz.

El sector automovilístico, al menos en lo que respecta a la comarca, no atraviesa por su mejor momento. De hecho, y ateniéndose a las últimas cifras difundidas por el Instituto Galego de Estatística, la matriculación de vehículos registra mínimos históricos. Durante el último mes, el número de altas contabilizadas en los once municipios no llegó ni al centenar. Concretamente, se quedó en 87 turismos. En enero, por ejemplo, la cifra fue de 150 y si se compara con la de septiembre del 2009 se constata el descalabro, ya que en ese mes fueron 233 las matriculaciones computadas.

Los concesionarios están vendiendo menos de la mitad que hace solo un año y no hay ni un solo municipio en el que se rompa esta tendencia que, sin embargo, es más acusada en unos que en otros. De esta forma, Boiro parece encontrarse entre los que salen peor parados, ya que el pasado septiembre solo hubo 9 matriculaciones, frente a las 40 de hace dos meses y a las quince de enero. Por su parte, Noia o A Pobra, sin permanecer ajenos al freno en el consumo derivado de la recesión económica, tienen mejores índices. En el caso pobrense, por ejemplo, se han dado de alta siete turismos nuevos menos que en septiembre del 2009.

Media

La caída en el caso barbanzano, analizando por meses los datos, está por encima de la media gallega, ya que esta se sitúa en el 50% y la comarcal asciende al 60%.

Al hablar con los responsables de puntos de venta de turismos, casi todos coinciden en calificar la situación de catastrófica y se muestran muy pesimistas porque no creen que esto vaya a mejorar a medio plazo. Incluso, la mayoría reconoce que para estimular el mercado hacen todo tipo de campañas para dar a conocer las ofertas e, incluso, trabajan mucho a nivel de calle con el fin de suscitar el interés de posibles compradores. Por el momento, y según lo que cuentan los profesionales, estas actuaciones no están dando los resultados deseados.

En este sentido, el boirense José Abelleira comenta: «A caída é espectacular. Precisamente, estes días estiven mirando datos correspondentes ao mes en curso e asustan. Foi desastroso».

IVA

Abelleira comenta que hasta julio las cosas iban relativamente bien, dentro de lo que cabe, pero que el panorama cambió radicalmente a mediados de mes: «Debido á psicose do IVA o descenso foi impresionante. Se isto non colle xeito ata fin de ano, e non teño moitas esperanzas porque decembro xa está aí coma quen di, o ano que vén haberá que mirar como se fai».

Bajo su punto de vista, el problema radica en la desconfianza por parte de los ciudadanos. Las regulaciones de empleo y la incertidumbre ante lo que puede suceder motivan, en opinión de Abelleira, que la gente priorice gastos y cambie solo de vehículo si no le queda otra alternativa.

Sin embargo, las cosas parecen ser completamente distintas en la agencia de vehículos de ocasión y nuevos en la que trabaja Antonio Rodríguez. Este profesional asegura que no detectan ninguna caída en la demanda de turismos: «Vendemos máis que nunca».

Si la salida de turismos al mercado es baja, la de ciclomotores y motos es todavía peor. Como ejemplo, basta decir que no se matriculó ninguno durante el mes de septiembre en Carnota, Mazaricos y Muros. En Porto do Son, Rianxo o Boiro la cifra de altas se redujo a uno o a dos vehículos de dos ruedas. El mercado en este ramo experimenta, por lo tanto, una evolución todavía peor a la que sufre el automóvil desde el inicio de la recesión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La matriculación de coches registra mínimos históricos en la comarca