Luis Avilés supera la primera prueba con «Retornos» en un emotivo preestreno

Laura López NOIA/LA VOZ.

BARBANZA

29 oct 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El director noiés Luis Avilés Baquero superó la primera prueba de fuego con el preestreno de su primer largometraje, Retornos. Un acto muy emotivo que tuvo lugar en los cines del centro de ocio de A Coruña el miércoles por la noche. Avilés estuvo arropado no solamente por el equipo técnico, sino también por numerosos familiares, amigos, vecinos de Noia, colaboradores de la película, personalidades del mundo del cine y también autoridades, como el conselleiro de Cultura, Roberto Varela.

«Foi un acto moi emotivo, porque é o momento no que lles ensino a todo o equipo e a todo o sector o traballo que fixemos. Foi un momento moi intenso», explicaba ayer Luis Avilés, hijo del escritor Antón Avilés de Taramancos.

Sensaciones

Emotivo es un adjetivo que se repetía sin cesar entre los asistentes al preestreno para calificar el ambiente que se vivió en el acto. «Había moita expectación, e Luis estaba moi emocionado. A verdade é que se trata dunha obra marabillosa, e foi impresionante o aplauso final na preestrea. Todo o mundo se puxo en pé cando rematou a proxección», explicaba también Maxi Olariaga, escritor noiés que no quiso perderse ese momento.

Tampoco quiso faltar David Pérez, profesor del instituto de Porto do Son y argumentista del filme. «Era un momento moi desexado e a xente respondeu positivamente, a verdade é que está funcionando moi ben. Trátase dunha película con peso, consistente, e con moito interese», explicó este profesional.

Historia

La película Retornos cuenta la historia de Álvaro, un hombre que regresa a su pueblo, en Galicia, después de diez años, para asistir al entierro de su padre. Allí se encuentra con todos los fantasmas del pasado: una hija diez años mayor y un hermano con el que intentará reconciliarse. A esto se suman una serie de historias paralelas, con intrigas y sorpresas, en un pueblo en el que nada es lo que parece y donde todos tienen algo que esconder.

El del miércoles fue un acto muy concurrido. De hecho, fue necesario realizar dos proyecciones a un tiempo en dos salas, pues no había suficiente espacio para todos los asistentes en una sola. Avilés destacó que la reacción más extendida entre el público fue la de sorpresa: «A xente esperaba atoparse cunha historia moi rural e tradicional, pero é un filme moi distinto», explicó Avilés Baquero, y añadió: «A película pode gustar ou non, pero non deixa indiferente a ninguén. Cando tés algo que dicir, o discurso que tés chama a atención».

En este punto también coincide Xosé Manuel Olveira, Pico, que estuvo en el preestreno y que interpreta en el filme a uno de los personajes principales: «Esta é unha película diferente, cun aire moi galego, pero tamén moi universal. De feito, a min recórdame a algún dos traballos que fixeron os irmáns Coen». Precisamente, el personaje que interpreta Pico es el del hermano que se queda en Galicia, «unha persoa moi doída, cun gran apego á terra, pero con moito rancor, moito que ocultar e moi calado», relata.

El noiés Maxi Olariaga matiza también que se trata de una película que supone un homenaje «ao bo cine clásico, negro, duro, que transmite ao espectador todos os sentimentos dos personaxes».