José Eiras y José Manuel Pérez están bajo control médico


El sonense José Manuel Pérez pasó unas siete horas en el agua al lado de sus compañeros muertos. Sobrevivió gracias a que sus cuerpos flotaban y que llevaban los trajes de neopreno. Tras una breve estancia en un hospital, regresó para el entierro. Ahora trata de recuperarse, pero su mujer aclara que está a tratamiento médico. Lo mismo que el rianxeiro.

Luz Divina Martínez afirma que su esposo todavía está muy afectado. Tiene problemas para conciliar el sueño y está a tratamiento por prescripción facultativa.

La mayor parte del tiempo lo pasa en casa y apenas sale. Su familia y sus amigos pasan a verlo y están constantemente pendientes de el para que en ningún momento se encuentre solo y pueda hablar y distraerse.

José Manuel Pérez es marinero, actividad que compagina con la de hostelero. La pesca del pulpo es uno de sus principales oficios y su mujer afirma que volverá al mar el día que tenga que hacerlo, pues el está convencido de que «ten que volver, porque é o seu mundo e vive diso». Eso sí, reconoce que no sabe cuando podrá volver a reencontrarse con el mar.

José Eiras reconoce que después de un año, «o accidente venma á cabeza continuamente. Hai que tratar de esquecer, pero é imposible. Os médicos danme pastillas para pensar en outra cousa, pero non podo».

Vive pegado a la casa de Vivente Figueira, dueño de As Cunchiñas , embarcación que permanece guardada y que «non fun capaz de ver».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

José Eiras y José Manuel Pérez están bajo control médico