Enganchados 60 horas a la Red

El pabellón ribeirense de Coroso se ha convertido en el centro de operaciones de los aficionados a la informática


ribeira/la voz.

Pegados a la pantalla del ordenador, intercambiando películas, música, series televisivas y juegos, llevan desde el viernes en Ribeira un nutrido grupo de aficionados a la informática procedentes de los más diversos lugares de Galicia. Comen junto al teclado, con la vista en los monitores y sin dejar de hacer descubrimientos en la Red, se olvidan de dormir. Este fantástico encuentro virtual es la primera fiesta de la informática, bautizada como Uxía.net 1.0, que se desarrolla en Ribeira bajo la organización del Concello y la dirección de un ingeniero informático, Gustavo Llovo.

El centro de operaciones es el polideportivo de Coroso, donde se han instalado las conexiones a Internet para hacer posible este encuentro. El pabellón se ha dividido en secciones, en una de las cuales cada uno de los asistentes está con sus ordenadores, compartiendo experiencias en la Red.

Exposición

En otra sección puede contemplarse una exposición de equipos informáticos antiguos abierta a quienes deseen visitarla. En esta Land party de la ciudad no falta de nada, por lo que, además del intercambio de datos entre los asistentes, también se han desarrollado diversas charlas. La de ayer fue sobre el uso de cámaras digitales, a cargo de Ramón Domenech, un aficionado que ha realizado diversas publicaciones en revistas de viajes. En su ponencia, explicó trucos para obtener unas imágenes de calidad y técnicas de retoque fotográfico.

El pabellón de Coroso es el hogar de los asistentes a la fiesta. Por el recinto del polideportivo se repartían sacos de dormir y ayer a media mañana todavía podía verse a apasionados de la informática que, rendidos, acabaron dominados por el sueño. En el local se han instalado una docena de aparatos ADSL para repartir las cargas y conseguir que todos los asistentes tengan una conexión aceptable.

El director de la cita, Gustavo Llovo, reconocía ayer que la conexión a Internet en la zona no era todo lo buena que cabría desear y que hubo algunos problemas con el ancho de banda, pero que eso no impidió que los aficionados pudieran desarrollar todo tipo de programas.

Satisfacción

Llovo se muestra satisfecho con el resultado de esta convocatoria: «Estou moi contento. O que hai que valorar é que se trata da primeira vez». Indica que en esta ocasión, debido a distintas circunstancias, los organizadores tuvieron que realizar con muy poco tiempo la campaña de promoción de la cita. Esta circunstancia motivó que algunas personas se enterasen cuando abrió sus puertas.

Como en toda Land party que se precie, en la de Ribeira no podía faltar un clásico: el lanzamiento de un objeto informático. Lo habitual es que sea un cedé, pero en el caso ribeirense fueron más allá y la organización puso a disposición de los interesados un monitor inservible de quince pulgadas.

A última hora de la tarde de ayer, en la playa de Coroso, se trazaban las marcas para el lanzamiento del monitor. Haciendo uso de maña y fuerza a partes iguales, los participantes se batieron en duelo para ver quien conseguía lanzarlo a mayor distancia y convertirse en protagonista de la primera edición.

Hoy continúa la fiesta informática en Santa Uxía. Para las cinco de la tarde está prevista la realización de una charla sobre software libre. Al final de la jornada los monitores desaparecerán del pabellón, al igual que los numerosos objetos personales, incluidas sillas, que cada uno de los asistentes ha traído de sus casas para sentirse lo más cómodo posible durante estas sesenta horas de conexión ininterrumpida a la Red.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Enganchados 60 horas a la Red