La huelga paró gran parte de la industria y afectó de forma desigual al comercio

L?.?L. M.?G.
Ribeira/la voz.

En consonancia con lo dicho a nivel Galicia, los líderes sindicales de UGT y Comisiones Obreras en Barbanza cifraron el seguimiento de la huelga por parte de los trabajadores de la zona en un 80%. La CIG bajó esa cifra hasta el 70%, aunque puntualizó que, en su cálculo, no habían incluido al pequeño comercio. En el contexto gallego, la patronal redujo las estimaciones de las centrales sindicales a un 30%. A falta de una valoración de los empresarios a nivel comarcal, cabe destacar que el paro afectó a gran parte de la industria. Conserveras como Frinsa echaron el cierre y en Jealsa-Rianxeira la asistencia de operarios, según el comité de empresa, fue muy baja. En cuanto al comercio, cerró en su mayoría, sobre todo, en Noia, Ribeira y Boiro, aunque lo hizo de forma muy desigual.

Al principio, tanto en Boiro como en Ribeira se produjo la misma situación. A primera hora, buena parte de los comercios estaban abiertos. Sin embargo, una vez que recibían las visitas de los piquetes -Comisiones Obreras y CIG contaron con unas 40 personas para acudir a los locales- la mayoría de los profesionales decidieron colaborar con la huelga y cerrar. En el caso de Boiro, como no había manifestación y los piquetes se marchaban a Ribeira, las puertas se reabrieron al poco rato y, a media mañana, casi se podía comprar en todas las tiendas de la villa.

El caso de Ribeira fue distinto. Dado que había convocada una protesta para las 12.00 horas, el cierre de los establecimientos se prolongó y, a primera hora de la tarde, aún había negocios que no tenían actividad. Incluso se dieron casos de algunos que tenían carteles en los que ponía que no iban a abrir en todo el día. En cuanto a Noia, villa comercial por excelencia, hubo muchos negocios que decidieron no abrir ya desde la primera hora, y mucho menos durante la manifestación. También en A Pobra, al parecer, había algunas tiendas cerradas a cal y canto.

Grandes superficies

Los líderes sindicales destacaron, sobre todo, el hecho de que, «por primeira vez as grandes superficies da comarca-refiriéndose, por ejemplo, a las cadenas de supermercado- decidiron secundar o paro». También hicieron mención a que las grandes industrias, sobre todo las del sector conservero, estuvieron cerradas, lo que calificaron de «éxito rotundo».

Precisamente, desde las patronales pobrense o ribeirense indicaron que, efectivamente, gran parte de la industria estuvo cerrada y que muchas empresas de los polígonos de Xarás y A Tomada pararon -al parecer, algunas trabajaron a puerta cerrada, pero con unas plantillas muy reducidas-. De hecho, la imagen de los parques industriales anteriormente citados distaba mucho de ser la de un día normal: apenas había coches ni movimiento. En el polígono boirense de Espiñeira, al parecer, la incidencia del paro fue menor y sí se registró actividad.

Incidencias

En todo caso, cabe destacar la labor sindical, ya que los piquetes visitaron gran parte de los comercios de las principales localidades. En general, no se registraron incidencias. Solamente hubo problemas a primera hora de la mañana, cuando se hicieron unas barricadas de neumáticos a las que se prendió fuego en los accesos a Jealsa-Rianxeira. Bomberos y Grumir de Boiro apagaron las llamas y la Guardia Civil controló la zona. Durante el resto del día, no hubo incidentes, solo alguna que otra anécdota con los comerciantes visitados que, en su mayoría, accedían a cerrar la puerta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La huelga paró gran parte de la industria y afectó de forma desigual al comercio