Primer colapso estival debido a cinco grandes citas festivas

La Dorna, la concentración motera, la Feira Castrexa y las degustaciones atrajeron a miles de personas a Barbanza


ribeira/la voz.

El balance del fin de semana pasado no podía ser mejor. Miles de personas tomaron literalmente diversos puntos de Barbanza atraídos por cinco grandes citas lúdicas: la Dorna ribeirense, el percebe de Aguiño, la xouba de Rianxo, la Feira Castrexa sonense y la concentración motera de Boiro. Los organizadores de todas ellas tuvieron en esta ocasión un importante aliado, el buen tiempo.

En Ribeira fueron varios miles de dorneiros los que, a última hora de la tarde del sábado, se echaron a la calle para sumarse a la última etapa de la singladura número 62. Al son de los Kilomberos of Hihg Mountain, las distintas peñas recorrieron durante casi dos horas las zonas de O Malecón, Padín y Miguel Rodríguez Bautista, para concluir en el entorno de la casa consistorial.

La Real e Ilustre aprovechó este año el concurrido Top Secret para recordar una de las noticias más importantes del año: la victoria de España en el Campeonato del Mundo de fútbol. Una réplica de la copa encabezaba el desfile. La nota amarga, la pusieron varias personas, pocas por suerte, que arrojaron agua al paso de la marea dorneira, obviando que incluso los más pequeños de la casa se suman a esta actividad festiva.

Este recorrido fue el inicio de una larga noche que continuó con el asalto ás fanequeiras, que los Kilomberos amenizaron hasta bien entrada la madrugada. Fueron muchos los dorneiros que, pese al cansancio acumulado, no arriaron sus pañoletas hasta la mañana.

Hubo quien aprovechó la proximidad de Aguiño para reponer fuerzas con una buena dosis de percebes. Allí fue necesario hacer cola, bajo un sol de justicia, pero valió la pena. Si no que se lo pregunten a las miles de personas que dieron cuenta de las dos toneladas de crustáceo, que desaparecieron en tres horas.

Otros, a por xoubas

Como en la variedad está el gusto, otros se decantaron por la villa de Castelao. Allí, como la exaltación de la xouba terminó a las tantas, la asociación de empresarios todavía estaba ayer haciendo balance. «Houbo máis xente que na pasada edición», fue lo que adelantó el presidente de la patronal, Felipe Ordóñez. En las dos tandas de degustación, al mediodía y a la noche, se agotaron las reservas: 800 kilos de xoubas, 60 empanadas, 40.000 pimientos y 300 kilos de mejillones.

Quizás fue la coincidencia de citas lúdicas del domingo la que mermó afluencia a la Feira Castrexa de Porto do Son que, sin embargo, registró su momento de máxima afluencia en la tarde noche del sábado. Causaron sensación los espectáculos caballares y de cetrería. Para el concejal de Cultura, Ramón Quintáns, fue un éxito rotundo: «A feira consolidouse, xa é un referente e hai que darlle continuidade».

A esta misma conclusión llegaron los de Boiromotos que, en la tarde del sábado abarrotaron la localidad boirense con diversas exhibiciones a cargo de pilotos profesionales. También consiguieron que varios centenares de motoristas realizaran la mañana del domingo una ruta hasta el monte A Curota.

Fue, sin duda, un fin de semana de lujo para Barbanza. Si el tiempo ayuda, el calendario festivo prevé más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Primer colapso estival debido a cinco grandes citas festivas