Los planes museísticos para Goiáns y Porto do Son inician su andadura

Jose Manuel Jamardo Castro
J. M. Jamardo RIBEIRA/LA VOZ.

BARBANZA

24 jul 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

Ya es oficial. Los concellos de Porto do Son y Boiro ya tienen en su poder el dinero prometido por el Estado para hacer realidad sus dos proyectos estrella para los próximos años: el futuro museo del mar de la localidad sonense y la compra del pazo de Goiáns para transformarlo en un centro cultural para disfrute de boirenses y barbanzanos. La subsecretaria del Ministerio de Cultura, Mercedes del Palacio, acompañada por el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, acudió a ambos municipios para formalizar los proyectos de colaboración y entregar el dinero para comprar los inmuebles necesarios.

El ministerio aportará cuatro millones de euros al Ayuntamiento de Boiro para la adquisición del pazo y de la finca de Goiáns, que se convertirá en un museo y centro cultural. También se prevé que el terreno pueda albergar un gran jardín botánico y, al mismo tiempo, ser el pulmón verde de la zona.

La otra actuación que financia el Estado español son 500.000 euros para que el Concello sonense compre una antigua fábrica de salazón y panadería que se convertirá en museo del mar y centro etnográfico.

El periplo de la subsecretaria arrancó en Boiro, donde fue recibida por las autoridades locales. A continuación, se procedió a la firma oficial de los documentos y a los correspondientes discursos.

Juan Jesús Ares fue el primero en intervenir. El socialista reconoció que «é un día para recordar na historia e o futuro de Boiro». Además, dijo que con la compra del inmueble «imos conseguir preservar do urbanismo demoledor, que ameaza o noso patrimonio, un edificio e unha finca de 125.000 metros cadrados, cargados de cultura e historia».

Orgullo

El edil destacó que el bipartito siempre tuvo muy claro que había que preservar «ese enclave natural, orgullo dos boirenses». También insistió en que ahora la tarea no será fácil, pero «temos que conservalo e poñelo en valor». Por último, dijo que además tendrá que servir la actuación como un atractivo turístico y dinamizador de Boiro y Barbanza.

Xosé Deira, que tenía un discurso preparado en castellano por deferencia con la subsecretaria, anunció que lo iba a traducir sobre la marcha, debido a que la representante del ministerio «coñece perfectamente o idioma, pois ten raíces galegas». El mandatario boirense insistió en que la idea es convertir la nueva adquisición en un referente de la cultura a nivel comarcal y se constituirá en un «punto de encontro para todos os veciños», subrayó.

Pero el regidor también tuvo palabras para «o valedor desta actuación, Francisco Jorquera, por defender esta iniciativa no Parlamento español e conseguir a axuda necesaria para a súa compra». Tuvo además un recuerdo especial para Javier Cortés, ex edil de Cultura y que «traballou moito por este proxecto», comentó.