Armental superó su primer reto

El nadador boirense cubrió sin problemas el trayecto entre Vilagarcía y Pontecesures, preparatorio para el Sálvora-Barraña


ribeira/la voz.

Le quedó una espina clavada el año pasado, cuando intentó sin éxito cubrir a nado los 21 kilómetros (en línea recta) que separan la isla de Sálvora y la playa de Barraña (Boiro), y ahora Juancho Armental está preparándose a fondo para lograr ese gran objetivo. De momento, las sensaciones son buenas. El boirense hizo ayer sin problemas una ruta preparatoria, entre Bamio (Vilagarcía) y Pontecesures. Incluso superó con creces los registros de David Meca.

Armental tardó tres horas y media en cubrir los 17 kilómetros que separan ambos puntos, rebajando en dos horas el tiempo que en su día empleó Meca. Es más, a su llegada a destino estaba mucho mejor, físicamente hablando, que el campeón del mundo: «Lo primero que hice fue pedir unas empanadillas. Obviamente, estaba cansado, pero tengo que decir que el trayecto se me hizo muy corto y que incluso podría haber seguido cinco o seis kilómetros más». Escoltado por tres zódiacs con personal de apoyo, miembros de Protección Civil de Boiro, un enfermero, una persona controlando la alimentación y los niveles de glucosa, el fisioterapeuta y el entrenador; Armental se lanzó al agua en la playa de Bamio hacia las diez y media de la mañana, casi una hora después de lo previsto inicialmente: «Tuvimos que retrasar un poco la salida porque la marea estaba demasiado baja». Pero este pequeño contratiempo, que podría parecer un mal presagio, se quedó en una mera anécdota. A partir de entonces, todo fue sobre ruedas: «Puedo decir con rotundidad que no tuve complicación alguna. Tras cuatro paradas para comer y beber, y una más a un kilómetro del final para hacer una prueba de glucosa, Juancho Armental alcanzó la rampa de Pontecesures, solo cinco minutos después de las dos de la tarde. Fueron tres horas y media de natación cómoda: «En el último kilómetro había corriente en contra y fui un poco más lento, pero conseguí parciales realmente interesantes. Llegué a hacer algún kilómetro en solo doce minutos», explicó Armental por la tarde, ya relajado y orgulloso de su hazaña.

El gran reto

Pese a estar muy satisfecho por sus registros, el nadador boirense señaló que su gran reto es otro: «La espina que tengo clavada es la de cubrir el trayecto entre Sálvora y Barraña, y para lograr este objetivo es para lo que realmente me estoy preparando». Intentó hacerlo el verano pasado pero, tras estar seis horas nadando, fue ingresado en el hospital, en estado inconsciente. Su intención es hacer un segundo intento dentro de unas tres o cuatro semanas: «Mi intención es acumular unos 70 u 80 kilómetros en los próximos quince días y, si lo consigo, fijaré la fecha para la gran ruta».

En línea recta, son 21 los kilómetros que separan Sálvora y Barraña, lo que ocurre es que el primero de los tramos es a mar abierto, lo que probablemente supondrá una complicación importante: «En ese tipo de zonas nunca se sabe lo que vas a encontrar, pues puede haber corrientes que te desplacen cinco o seis kilómetros». A priori, las sensaciones de Juan Armental y su equipo son muy buenas, sobre todo teniendo en cuenta los excelentes registros que consiguió ayer, cubriendo con facilidad el trayecto interior de la ría de Arousa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Armental superó su primer reto