La mayoría de la flota todavía sigue en la costera de la anchoa


La campaña de la sardina suele comenzar en el mes de mayo, pero en esta ocasión son muy pocos los barcos del cerco que están pescando en aguas gallegas porque la mayoría aún permanece en el País Vasco, en la costera de la anchoa.

Hace unas semanas regresaron a su puerto base cuatro embarcaciones barbanzanas, dos de ellas de Ribeira y otras dos de Portosín.

Los cuatro cerqueros decidieron volver ante el mal momento que estaba atravesando la pesca del bocarte. El armador del Escalador , Gonzalo Pérez, comentó que «alí apenas faciamos nada e preferimos virnos para comezar á sardiña, pois a anchoa era pequena e pagábase a 0,7 euros o quilo». En Portosín están faenando dos embarcaciones grandes y cuatro pequeñas, mientras que en Ribeira el número de unidades es similar, pues el resto continúa pescando en el golfo de Vizcaya.

La situación en la costera del bocarte cambió radicalmente porque esta misma semana «os barcos que quedaron estanse defendendo bastante ben». En este sentido, fuentes del sector indicaron que la mayoría de las naves cogen los topes establecidos y el pescado se paga entre los tres y los cinco euros el kilogramo, por lo que «están a facer unha boa marea».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La mayoría de la flota todavía sigue en la costera de la anchoa