La adecuación de la parcela de la futura piscina de Porto do Son dio comienzo tras años de demora


ribeira/la voz.

En Porto do Son llovió, y mucho, desde que se anunció que la Diputación de A Coruña ponía dinero sobre la mesa para hacer la piscina. Pasaron varios gobiernos -en aquel momento estaba Quintáns al frente, luego pasó Tomé por la alcaldía y el testigo de esta promesa incumplida la cogió Pastor Rodríguez- y la obra jamás llegó a traspasar el papel. Ayer, al fin, hubo un motivo para la esperanza. Una empresa contratada por el Concello, con cargo a una partida de 169.000 euros, está adecuando la parcela donde se van a ubicar las instalaciones deportivas, en A Tarela.

Xoán Pastor, Ánxela Franco y Xoán León se acercaron ayer hasta la zona para supervisar los trabajos. Indicaron que se van a poner los cimientos y que, luego, la Diputación invertirá más de un millón de euros para que la actuación al fin vea la luz.

Los tres representantes locales criticaron al PP porque, según ellos, en su etapa, se encargó un proyecto más ambicioso para el que no había dinero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La adecuación de la parcela de la futura piscina de Porto do Son dio comienzo tras años de demora