Tres de cada diez electores de la comarca viven en el extranjero

Una cifra equivalente a la población de Noia dejará de tener derecho al voto con el cambio de la legislación


mazaricos/la voz.

Al menos quince mil emigrantes de la comarca se quedarán fuera del proceso de elección de los alcaldes de sus municipios de origen que tendrá lugar el 22 de mayo del 2011. Si las votaciones se hiciesen hoy y estuviese listo el proceso de reforma de la ley, que busca restringir el sufragio en los comicios locales de los españoles residentes en el extranjero, serían, en concreto, 15.013 los barbanzanos que perderían su derecho a participar por primera vez desde 1978. Tres de cada diez electores viven fuera.

Por municipios, Outes con 1.954 y Ribeira con 1.791 inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) encabezan la relación de lugares con más vecinos en el exterior.

Mazaricos, Muros, Noia y Rianxo también cuentan con una importante parte de su censo electoral repartido por el mundo. Cada uno de estos cuatro términos ronda los 1.500 inscritos en el exterior, tres centenares más que Carnota y Porto do Son y medio millar por encima de Boiro que, según la Oficina del Censo Electoral, cuenta con 1.072 empadronados fuera. Lousame y A Pobra son los menos afectados por el cambio al tener registrados solo 824 y 571, respectivamente.

Importancia

Si bien la importancia del voto exterior era, hasta el momento, relativa, pues apenas ejercían su derecho el 10% de los inscritos en el CERA, los cambios propiciados por la Ley de Memoria Histórica a la hora de conceder la nacionalidad a los nietos de los primeros emigrados y el consiguiente aumento del número de personas con derecho a sufragio, habían puesto en el punto de mira de muchos alcaldables la amplia comunidad gallega en el extranjero.

«Son difíciles de mobilizar, pero imaxina a repercusión que pode ter nun escrutinio que veñan 400 ou 500 votos de fóra. Apenas representa un de cada catro inscritos no CERA, sen embargo pode ser a diferenza entre sacar 1 ou 2 concelleiros máis, o que nalgúns casos pode supoñer unha maioría suficiente ou o quedar ás portas», apunta un responsable político de la zona que señala que hay mandatarios que deben el bastón de mando al voto de la diáspora.

Tal y como se recoge en el informe de la subcomisión gubernamental que propone la modificación de distintos aspectos de la Ley Orgánica del Régimen electoral General, los emigrantes sí podrán votar en las elecciones al Parlamento, en las autonómicas, en las europeas y en todos los referendos que convoque el Estado. Lo harán, previsiblemente, mediante el voto en urna en los consulados o a través del voto por correo. En ambos casos las papeletas llegarán a la junta electoral correspondiente a través de valija diplomática.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Tres de cada diez electores de la comarca viven en el extranjero