La bajada de los permisos para casas unifamiliares no es tan estrepitosa


Si con la petición de licencias para construir viviendas colectivas las cosas fueron muy mal, con los permisos para casas unifamiliares no se puede hablar de una debacle tremenda. Podría decirse que se mantuvo el tipo o que, por lo menos, la caída no fue tan estrepitosa. Ocurre así sobre todo en municipios pequeños, como el caso de Mazaricos y Outes. Y eso que el primero sufrió el azote de la crisis agraria. En el término mazaricano, se presentaron 14 proyectos para hogares en los que vivirá únicamente una familia. En el término outiense, esa cantidad es de una veintena.

También en Lousame se pidieron una docena de permisos de este tipo. Y en Porto do Son otros diez. Las cantidades no son pequeñas si se tiene en cuenta que en otros concellos mucho más grandes, como el caso de Boiro, solamente se tramitaron 14 licencias para viviendas unifamiliares. Y en idéntica posición -también con 14- estaría la capital barbanzana. Por tanto, y a falta de que expire el 2009, podría decirse que se trata de un annus horribilis para la construcción, sobre todo, de bloques de pisos.

Al igual que con las casas unifamiliares, otro sector que capea el temporal es el de las rehabilitaciones. En el municipio ribeirense, por ejemplo, se concedieron hasta cinco permisos para restauraciones. Falta saber si llegaron a ejecutarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La bajada de los permisos para casas unifamiliares no es tan estrepitosa