Comuneros de Boiro reclaman que se retome el proyecto para construir una planta de biomasa


Los montes de la comarca recibieron el domingo el primer aviso en forma de incendio con un fuego que arrasó 11,5 hectáreas de monte raso y arbolado. Una superficie no demasiado grande, pero suficiente para que saltaran las alarmas de los comuneros boirenses, que retomaron una propuesta que, afirman, sería clave para prevenir los incendios: la construcción de una planta de biomasa en la que producir electricidad a partir de la masa forestal resultante de la limpieza de los montes.

Hace ya cuatro años que desde la comunidad boirense de Insuachán se abanderó un proyecto para construir una de estas centrales en la comarca. Incluso había empresas del tamaño de la multinacional alemana Siemens interesadas en formar parte del proyecto, y comuneros de toda la comarca apoyaban la iniciativa. Sin embargo, todo quedó en agua de borrajas y ahora los promotores de aquella planta reclaman a la Xunta facilidades para la creación de este tipo de instalaciones.

Según Ramón Calo, hasta hace poco secretario de la comunidad de montes de Insuachán, la puesta en marcha de la producción de electricidad a partir de biomasa está «estancada» en la Administración autonómica. Para Calo, es urgente que desde la Xunta «se dea para diante a isto». Tanto es así que insta a los responsables del gobierno gallego a que, «se hai que axilizar os trámites para que as empresas poidan empezar a traballar e limpar os montes e se teñen que aparcar as vacacións dous ou tres días, que o fagan».

En noviembre pasado, la Xunta publicó en el Diario Oficial de Galicia la orden por la que se abría la convocatoria para solicitar autorización para la producción de energía de biomasa. El proceso aún está en fase de resolución, pero ninguna empresa parece interesada en instalar una planta en la comarca. Solo Mazaricos aparece en el listado donde ubicarían sus centrales las empresas que han presentado un anteproyecto.

Braulio Molina, ingeniero de la Asociación Forestal de Galicia, sugiere que el hecho de que el decreto que regula esta actividad establezca siete áreas de interés para la instalación de plantas de biomasa, y que entre ellas no se encuentre Barbanza, pudo haber provocado que las firmas que estaban interesadas se echasen atrás.

Aunque matiza que no se prohíbe su ubicación en otras zonas, la normativa exige que en estos casos se justifique la ubicación con un informe de viabilidad.

Rianxo

En Boiro, por el momento, parece que no habrá planta de biomasa, sin embargo, no son los comuneros de este municipio los únicos interesados en aprovechar la energía resultante de la masa forestal. En Rianxo, concretamente desde la comunidad de montes de Asados, ya se solicitó un estudio orientativo sobre las posibilidades de crear una microplanta.

Esta central, similar a de Ponteareas, no requiere un inversión demasiado alta y permitiría generar calor para, por ejemplo, edificios públicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Comuneros de Boiro reclaman que se retome el proyecto para construir una planta de biomasa