La rentabilidad de las granjas de Barbanza cae a mínimos históricos

Xoán Alvite

BARBANZA

La masiva importación de materia prima de Portugal y Francia provoca que los precios caigan en picado

15 nov 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Los ganaderos lácteos están contra las cuerdas. Los bajos precios que registra la leche, unido a unos costes de producción que aumentan mes tras mes amenazan de forma directa con el cierre a buena parte del medio millar de granjas que continúan en activo en la comarca barbanzana. Si hace un año la cotización media de cada litro en origen se situaba en los 49 céntimos, en la actualidad apenas llega a los 34. Este descenso, superior al 30%, está provocando que cada mes los productores dejen de ingresar más de 1,2 millones de euros, una cifra que podría incrementarse si se llevan a cabo las amenazas de algunas industrias de realizar nuevos recortes.

Las importaciones masivas de materia prima procedente de Portugal y, sobre todo, Francia, el país europeo con mayores excedentes lácteos, parece ser la principal causa de los continuados descensos del precio por kilo que se vienen registrando desde principios de año.

Así, las organizaciones profesionales agrarias cargan con dureza contra las empresas lácteas a las que acusan de estar lucrándose a costa de los ganaderos. «Mentres a propia industria nos dicía hai só uns meses que o prezo ía ser superior ao do ano pasado, estaba enchendo os seus almacéns a costa das importacións de Francia. Unhas entradas masivas de leite de fóra que acabaron por saturar o mercado», señaló Roberto García, secretario general del Unións Agrarias -UU.?AA.-.

Incremento

Para este sindicalista, es necesaria la puesta en marcha de un contrato entre los productores y las industrias para garantizar un precio objetivo de la leche, impidiendo que pueda entrar de fuera y que tire por los suelos las cotizaciones nacionales.

Al contrario de lo que sucede con la leche, productos como el pienso, los combustibles o los fertilizantes no solo no han registrado recortes de precio, sino que llegan también a acumular un incremento en el último ejercicio de más del 40%.

Con este panorama, son muchos los productores barbanzanos que llevan meses vendiendo, en el mejor de los casos, con unos beneficios muy reducidos o incluso por debajo de los costes de producción.

«Isto é traballar para espabilar o frío porque, tal e como están as cousas na actualidade, apenas logramos cubrir os gastos que temos nas nosas explotacións co que nos pagan polo leite», lamentó el portavoz de un grupo de ganaderos de Mazaricos que comercializan de forma conjunta los más de 200.000 kilos que salen todos los meses de sus granjas.

Repercusión

Este mismo empresario también comentó lo siguiente: «A maioría da xente ten créditos pendentes e por iso aguanta nisto como pode. Se non fose así xa lle tiña pasado a chave á granxa. Para traballar para o mundo é mellor estar quietos ou dedicarse a outra cosa», subrayó.