El elevado precio de la prestación suscita las quejas de los usuarios


Si el retraso en la instalación de la banda ancha causa un profundo malestar entre los vecinos que esperaban la pronta implantación del sistema, no menos molestos se encuentran quienes ya disponen de este servicio en sus casas o se han interesado en su contratación. Estos usuarios se quejan, principalmente, de las escasas posibilidades que, en cuanto a calidad y velocidad, permiten las conexiones satélite o Wimax, tecnología, esta última, que funciona a través de un sistema de antenas que, al parecer, pierden parte de su potencia en condiciones climatológicas adversas. A ello se suma el coste de este tipo de acceso de banda ancha, que se cifra en más de 40 euros mensuales durante los primeros tres años y otros 40 euros más en concepto de alta.

«Ter que pagar 40 euros polo que eles chaman Internet rural é un auténtico roubo. Sobre todo sabendo que a velocidade máxima que se permite é de 512 kilobytes por segundo, a metade que unha ADSL normal», precisa una vecina de Eirón, en Mazaricos, que dispone ya de este servicio a través de una línea de cable.

En la actualidad, en cualquier área urbana de Galicia es posible contratar un acceso de banda ancha a Internet de 2 megabytes de velocidad, cuatro veces más que el área rural, por poco más de 30 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El elevado precio de la prestación suscita las quejas de los usuarios