La noche en la que Andrea conoció a Julio Iglesias júnior

El cantante ofreció en Ribeira el segundo concierto de su primera gira española


«Guapo» fue la palabra más repetida y escuchada en la explanada de la lonja de Ribeira durante el concierto que Julio Iglesias júnior ofreció, la madrugada del domingo, con motivo de los festejos veraniegos. Cada vez que el intérprete se aproximaba al borde del escenario, el volumen de los gritos de sus seguidoras subía varios decibelios. Estos alcanzaron su grado máximo en las dos ocasiones en las que, cumpliendo su palabra, el cantante pisó tierra firme y se aproximó a la valla que le separaba de sus incondicionales. Aunque muchas espectadoras suspiraban por tocarle, la verdadera afortunada de la noche fue una jovencita de la ciudad, Andrea.

En una de las múltiples ocasiones en las que Julio pidió que los focos iluminasen al público se fijó en la cría y le hizo un gesto indicándole que iba a subir al escenario.

Tercer trabajo

Un par de temas más tarde, el cantante solicitó que la ayudaran a subir. De esta forma, Andrea, acabó en el escenario abrazada por Iglesias júnior mientras este cantaba Cómo me puedo escapar . Precisamente, este es uno de los dos temas compuestos por el intérprete para su tercer trabajo discográfico, que desgranó durante su actuación en la ciudad.

Sin casi atreverse a moverse y deslumbrada por los potentes focos del escenario, Andrea paso a ser la envidia de muchas espectadoras. Seguro que superado el momento inicial de emoción, la jovencita tardará mucho en olvidar ese momento en el que Julio Iglesias júnior la cogió de la mano y la rodeó con su brazo.

Marisco de la ría

Quienes no tuvieron la suerte de compartir con el músico un momento de protagonismo único tuvieron que conformarse con rozarlo a voz en grito cuando el artista decidió aproximarse a su público.

El concierto de Julio Iglesias júnior en Ribeira es el segundo de su gira española. El cantante reconoció que solo había estado en una ocasión anterior en Galicia y confesó que al día siguiente (por ayer) iba a comer marisco: «Que me han dicho que está muy bueno por aquí». Si, como dijo, probó el marisco de la ría, seguro que comprobó que no le habían engañado en cuanto a su sabor y es muy probable que repita visita a estas tierras.

A pesar de contar con tres trabajos discográficos, el intérprete tocó solo temas de los dos últimos: Tercera dimensión y Por la mitad . En este último se incluyen versiones de composiciones de Robbie Williams y George Michael. Además, el integrante de la saga Iglesias también ofreció un conocido tema, , de Umberto Tozzi.

Participación

Para lograr una mayor participación del público, ya que el mismo reconoció que muchas de sus canciones no eran conocidas en España, hizo un concierto en el que, salvo dos temas, todos los demás los cantó en español.

Entre los momentos que más aplausos cosecharon figuraron dos composiciones acústicas. Una de ellas con la letra en inglés y castellano.

Aunque hacía una noche muy apacible, el numeroso público congregado en la explanada de la lonja se mostró inicialmente frío. Sin embargo, a medida que avanzaban los minutos iba calentándose y, poco a poco, iban sumándose más palmas a la interpretación del artista. Después, llegaron los acompañamientos vocales por parte del auditorio y cuando Julio Iglesias júnior anunció el momento de la despedida, un coro de voces comenzó a gritar, en un intento inútil por impedir que se acabase la actuación.

Los piropos de «guapo, guapo», que no dejaron de escucharse durante todo el recital, se intensificaron, pero no hubo nada que hacer. El músico abandonó el escenario por un lateral. Cuando su fina estampa dejó de verse, comenzó la ronda de peticiones: «Otra, otra».

Intentando contentar a un público entregado, Julio volvió a repetir dos de los temas que había interpretado durante la actuación: Juliet y Por la mitad . En la segunda ocasión, este último fue coreado con entusiasmo por el público.

Después de los dos bises de regalo, el auditorio se resistía a abandonar el lugar del concierto pensando que, tal vez, hubiera una tercera reaparición. No fue así y no hubo más remedio que abandonar la explanada de la lonja para disfrutar de otras atracciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La noche en la que Andrea conoció a Julio Iglesias júnior