El bipartito concentra en la junta local el peso de la gestión de Muros

José Manuel Sande CORRESPONSAL | MUROS

BARBANZA

SANDE

Dicho órgano estará integrado por Siaba y Prado, del PP; y Dosil y Alfonso, del BNG El ejecutivo se fija como reto poner en marcha una oficina de empleo

26 jun 2007 . Actualizado a las 07:00 h.

Los siete ediles elegidos por las candidaturas con las que BNG y PP concurrieron a las elecciones de mayo dieron a conocer ayer el pacto que han sellado para gestionar el Ayuntamiento de Muros e hicieron hincapié en que este se guiará por los principios de unidad, solidaridad, eficacia, autonomía y transparencia. Uno de los aspectos más destacados del acuerdo es que confiere a la junta local de gobierno amplios poderes y capacidad en la toma de decisiones. Las formaciones lideradas por Domingos Dosil y José Antonio Siaba detallaron, a su vez, la distribución de áreas. Los concejales registrados como no adscritos asumirán las competencias en materia de Promoción Económica, Emprego e Turismo, de las que se ocupará María José Alfonso. Esta última también llevará las riendas de Réxime Interior, Persoal e Protección Civil. El departamento de Educación, Cultura, Deportes e Xuventude le ha sido encomendado a Laura Eiras, mientras que Xosé Ramón Farinós gestionará Medio Ambiente. Por su parte, el líder de los populares, José Antonio Siaba, desempeñará la primera tenencia de alcaldía, y además coordinará el área de Urbanismo, Obras e Servizos. De Benestar Social, Sanidade e Políticas de Igualdade se encargará Miguel Prado; mientras que la concejalía de Facenda e Muller recaerá en María José Martínez. La junta de gobierno local funcionará como órgano central de la actividad municipal, correspondiéndole a sus integrantes la toma de la mayor parte de las decisiones, así como la gestión de los servicios. Los acuerdos deberán ser adoptados por consenso de las dos formaciones. Este foro estará compuesto por los dos primeros miembros de cada candidatura, es decir, por Domingos Dosil, María José Alfonso, José Antonio Siaba y Miguel Prado. El alcalde delegará en la junta de gobierno la aprobación de pagos, proyectos y ofertas de empleo; el nombramiento de funcionarios y demás personal laboral, la contratación de obras, la gestión del patrimonio y del urbanismo, la concesión de licencias, la resolución de procedimientos sancionadores y la determinación de los asuntos a incluir en las convocatorias de sesiones plenarias. El regidor también hará una delegación específica de competencias para garantizar la autonomía de gestión de cada concejalía, de tal modo que los responsables de cada departamento dispondrán de firma para resolver trámites administrativos. Durante el acto celebrado ayer, el concejal Xosé Ramón Farinós destacó que el pacto cuajó por los siguientes motivos: «As dúas forzas políticas asinantes aparcaron as súas diferenzas ideolóxicas porque comparten a necesidade de ofrecer aos veciños de Muros un goberno eficaz, transparente e democrático; así como a obriga de afastar as prácticas políticas do último tramo do anterior mandato, que se caracterizou pola parálise na xestión e a falta de transparencia e democracia». El edil del PP Miguel Prado también ofreció el punto de vista de su grupo: «Tivemos que refundir os nosos programas electorais para configurar proxectos comúns realizables e necesarios para lograr un futuro próspero, partindo da autonomía no labor diario dentro de cada área. Nós tentaremos levar a cabo un traballo conxunto, no que a eficacia na xestión prime sobre os personalismos». Entre los compromisos del ejecutivo local destacan la aprobación del reglamento de participación ciudadana, la puesta en marcha de oficinas de empleo y promoción económica, la elaboración de una carta de servicios de la ciudadanía y dar contenido al área de Muller.