Las matriculaciones de turismos vuelven al nivel del inicio de la crisis

Tras crecer un 129 % en los últimos seis años, el registro del 2018 casi iguala al del 2009


vilagarcía / la voz

El 2018 resultó un gran año para el sector de venta de coches en España. Y Arousa no fue ajena al fenónemo. Los datos proporcionados por el Instituto Galego de Estatística, extraidos a su vez de los ficheros de la Dirección General de Tráfico, informan de la materialización de 1.789 matriculaciones de turismos en los once concellos de la comarca. Un registro que comparado con las 1.605 computadas en el 2017, arroja un vigoroso crecimiento interanual del 11,46 %.

Este último dato es la punta de lanza de una tendencia a la recuperación del mercado de turismos en O Salnés y Baixo Ulla que se mantiene en el tiempo a lo largo del último sexenio, más que duplicando al término del pasado ejercicio el total de nuevas matriculaciones respecto a las del 2012. Concretamente, hablamos de un diferencial del 129 % . Claro que todo tiene su contexto, y cada cifra pide su encaje en ese puzzle destrozado por la mayor crisis económica vivida tras la Segunda Guerra Mundial, y que ha requerido, y sigue exigiendo, de una extraordinaria paciencia para avanzar en su recomposición, pieza a pieza, sin que más de una llegue quizá ya a poder volver a encajar.

Comparar las 1.789 unidades matriculadas del 2018 con las 781 del 2012 debe llevar a darles la razón a aquellos que hablan de salida de la crisis. Al menos, de lo más crudo del crudo invierno económico vivido en el arranque de la presente década, reflejado entre otros indicadores en el que tenemos entre manos. Mas enfrentar los datos del 2018 con los del 2012 resulta alentador, pero tan incompleto como hacerlo con las 3.115 matriculaciones en la comarca del 2007, el año del punto final a la mayor bacanal económica que probablemente se haya registrado en la historia y, por tanto, con un marcado tono de irrealidad entre lo comido y lo producido.

Alejándonos de los extremos, el de un mundo que no volverá, y el del fondo del pozo de la crisis, las 1.789 matriculaciones contabilizadas a lo largo del 2018 en Arousa encuentran su justo rango en la comparativa con los primeros años de la crisis. Aquellos en los que la sociedad empezó a recuperar la mesura sobre la base del final de la barra libre, y la conciencia de una incertidumbre que fomentó la racionalización de gastos como el de la compra de un vehículo ante la dramática sucesión de cientos de miles de empleos destruidos. Factor al que se sumó, por efecto circular, el menor nivel de disponibilidad económica del tejido empresarial para abordar la sustitución de su parque o flota de vehículos. Y en este punto, tras superar en el 2017 con 1.605 las 1.569 matriculaciones de turismos registradas en Arousa en el 2010; el año pasado el balance estuvo a punto de igualar el de las 1.809 del 2009, el primer ejercicio completo de batacazo económico en España, alcanzado el país de lleno un año más tarde por la onda expansiva de la explosión termonuclear que supuso la caída de Lehman Brothers.

El fenómeno se extiende a camiones y furgonetas

El incremento de las matriculaciones en la zona de Arousa no se limita a los turismos. El mismo fenómeno se produce al hablar de camiones y furgonetas, reflejo de la progresiva salida del vórtice de la crisis. Así, en el 2018 fueron 208, 12 más que en el 2017, las matriculaciones de dos tipos de vehículos asociados a la actividad empresarial de sociedades mercantiles y autónomos. Una cifra, la de 208, que sobresale al compararla con las 95 del 2013, pero también con las 551 del 2007, y que prácticamente alcanza las 212 registradas en el ejercicio 2010.

Vilanova y Meis lideran un crecimiento muy desigual en la comarca

El crecimiento interanual en un 11,46 % del número de matriculaciones de turismos en Arousa durante el 2018 ha sido desigual. Hasta el punto de que la mitad de los concellos de la zona han registrado sendos descensos, con Meaño (65 matriculaciones totales, -23,5 %) a la cabeza, seguido por O Grove (109, -7,2 %), Cambados (220, -4 %), Valga (98, -2 %) y A Illa (68, -1,45 %).

En el polo opuesto, Vilanova resultó el principal motor de la locomotora que tiró del avance de las matriculaciones de turismos en la zona (199 totales, +54,2 %), acompañada por Meis (95, + 48,4 %), Ribadumia (103, +25,6 %), Catoira (59, + 15,72 %), una Vilagarcía que pasó de las 628 acumuladas durante el 2017 a las 719 del 2018 (+ 14,5 %) y Pontecesures (54, +8 %).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las matriculaciones de turismos vuelven al nivel del inicio de la crisis