La sede de la Policía Local de Vilanova sigue a la espera de una mano de pintura

El gobierno local anunció hace medio año que se iban a realizar las obras


vilanova / la voz

La sede de la Policía Local de Vilanova da una imagen impropia de un servicio público en el siglo XXI. La pintura de las paredes se cae a trozos y la carpintería está muy deteriorada. El gobierno local anunció hace medio año que se iban a realizar obras para eliminar las humedades que se filtran desde la terraza superior, incluso había reservada una partida de 12.000 euros para este fin, pero los meses pasan y la situación, con otro invierno encima, no hace más que empeorar.

El alcalde Gonzalo Durán dice que no se olvidan de este asunto y explica que se está a la espera de que mejore el tiempo y deje de llover, pues la obra en cuestión requiere de clima seco.

La sede policial está situada en la planta baja del ayuntamiento y ha quedado al margen de las obras de mejora de que ha sido objeto el edificio consistorial el pasado año, cuando se arregló el tejado y se redistribuyeron los espacios de la última planta.

La mala imagen que ofrecen las dependencias de la policía local no ha pasado desapercibida a vecinos, y, sobre todo, a los turistas, que se sorprenden cuando entran a hacer alguna consulta y se encuentran con semejante panorama. En Vilanova se están esmerando en los últimos años por cuidar su imagen con el fin de convertirse en un enclave atractivo para el turismo, pero la sede de la policía, no ayuda. Este asunto también ha sido objeto de denuncia por parte de la oposición en un pleno celebrado recientemente.

No es el único problema que tiene la policía de Vilanova de Arousa. La falta de personal ha obligado a suprimir las guardias nocturnas de los fines de semana y las patrullas de tarde las realiza un único agente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La sede de la Policía Local de Vilanova sigue a la espera de una mano de pintura