Una iglesia convertida en local social

Vilanova recupera A Pastoriza como un espacio para a la cultura y los vecinos


vilanova / la voz

Hace algo más de sesenta años, la iglesia de A Pastoriza, en Vilanova, se quedó pequeña. «Cando había misa, chegaba a xente ao valo», recordaba ayer Francisco Chazo, un vilanovés que guarda en su retina el recuerdo de aquellos años. Así que el cura de la época decidió ponerse en marcha, apelar a los vecinos, y avanzar en la construcción de un nuevo templo. A Pastoriza quedó, así, relegada a un segundo plano. Privada de su función religiosa, el edificio tuvo durante un tiempo otros usos. Incluso fue sede de la cofradía de pescadores. Pero, finalmente, cayó en el olvido. Y del olvido a la ruina hay un paso.

Hasta que un grupo de vecinos de Vilanova se hartó de ver cómo el edificio envejecía sin remedio. Y un buen día, como en su momento había hecho el cura párroco, empezaron a recorrer el pueblo, puerta a puerta, pidiendo ayuda a la gente para poder al menos vaciar la basura que se había acumulado en el templo y cambiar la cubierta del viejo inmueble. «Afortunadamente, ellos nos quitaron la vergüenza de tener esto así», señalaba ayer el alcalde Gonzalo Durán (PP). El regidor hablaba así durante una visita muy especial a A Pastoriza.

Y es que el templo, situado a un tiro de piedra de O Cuadrante, está llamada a vivir una nueva época de esplendor. El Concello y la Iglesia han llegado a un acuerdo de colaboración por la que el inmueble pasará a formar parte, durante veinte años, del patrimonio municipal. Con la cubierta ya lista gracias al trabajo de la comisión vecinal, al Concello le corresponderá adecentar paredes, suelo e iluminación. «Será una rehabilitación muy sencilla», anunciaba ayer Durán. Un proyecto muy básico que tiene como objetivo poner a A Pastoriza en condiciones de acoger todo tipo de actos. «No tiene las dimensiones ni para acoger obras de teatro, ni proyecciones de cine, pero sí se pueden hacer muchas cosas aquí», aseguraba ayer el alcalde. Desde cederla para actividades de los vecinos, a convertirla en escenario de muchos eventos que hasta ahora se realizaban, entre estrecheces, en la casa natal de Valle Inclán.

Conexión con Valle

De hecho, el alcalde confía en que, durante las próximas jornadas dedicadas a la figura del padre del esperpento, parte del programa de actos se pueda reubicar en A Pastoriza. Al fin y al cabo, esta iglesia tiene también sus propios vínculos con el hijo más destacado de Vilanova. «Valle Inclán fue bautizado aquí y estamos intentando recuperar la pila bautismal y traerla para aquí», anunciaba ayer Gonzalo Durán. El regidor se mostraba encantado de poner a disposición de los vecinos un nuevo recinto cultural «tan céntrico y bien situado». Y de ese espacio sea, además, un edificio con el valor histórico y patrimonial que tiene A Pastoriza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una iglesia convertida en local social