Durán denunciará por lo penal la paralización de obras y subvenciones de la Diputación en Vilanova

El alcalde considera que la polémica por el «chacha para todo» es una «sobreactuación y una parvada» para tapar los problemas de gestión del organismo provincial

Durán pasa al contraataque: «Cuando alguno -de la Diputación- vaya a la cárcel que no digan que no estaban avisados» El alcalde popular de Vilanova de Arousa considera que la polémica por el «chacha para todo» es una «sobreactuación y una parvada» para tapar los problemas de gestión del organismo provincial. Señala que se han desviado a Vigo 30 millones de euros.

Vilagarcía / La Voz

En medio de una nube de cámaras y micrófonos, el alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, compareció esta mañana ante los medios de comunicación. El regidor popular, que estuvo acompañado por integrantes de su gobierno y del grupo popular en la Diputación, había cuidado hasta el último detalle de la puesta en escena. Paneles-hemeroteca que «demuestran» el maltrato infligido al municipio arousano por el organismo provincial y un vídeo con «los insultos» proferidos contra algunos de sus rivales políticos por Carmela Silva servían de telón de fondo a la esperada intervención de Durán. Este ha querido aprovechar la notoriedad adquirida estos últimos días a cuenta del «chacha para todo» que dedicó a la presidenta de la Diputación como plataforma para denunciar la política que en los últimos tres años se ha venido ejecutando desde Montero Ríos.

«El PSOE ha decidido llevar la crítica política al juzgado, y vamos a esperar a que el juez diga quien tiene razón. Estoy encantado de que hayan dado ese paso», dijo, abriendo su intervención, Gonzalo Durán. «Yo creo en la libertad de expresión, y no me arrepiento de nada. ¿Sabes por qué no? Porque estoy defendiendo a mis vecinos», sentenció. Y a partir de ahí abrió fuego, anunciando que su gobierno denunciará por la vía de lo penal lo que considera dos casos de discriminación contra su ayuntamiento por parte del gobierno de Carmela Silva. «Eso es lo que los tiene nerviosos y por eso están sobreactuando como están sobreactuando. Porque han consultado con sus asesores y saben que lo que hicieron es ilegal. Y en algún caso, malversación de caudales públicos. Y ahí ya estamos hablando de cárcel, sea de hombres o de mujeres. Es cárcel. Por eso nos quieren callar la boca.Y de momento, yo que nací en la época de Franco y tenía que oír en casa que me decían que no hablase en público, no le consiento a nadie que me quite la libertad de expresión. No lo consiento, a nadie. Me moriré hablando lo que quiera», dijo el alcalde de Vilanova.

La judicialización del conflicto entre el Concello y la Diputación «de este equipo que maneja Abel Caballero» no es nuevo. De hecho, los casos que ahora inicarán su singladura por lo penal ya están en la vía de lo contencioso administrativo. Se trata del proyecto de reforma de la carretera de Baión y de la subvención para la construcción de una piscina. En el primero de los casos, la actuación había sido contratada por el anterior gobierno provincial. «Estaba contratada la empresa, firmados todos los papeles, gestionados los terrenos y empezada la obra. Y mandaron parar, rescindieron el contrato y aquel 1.800.000 euros desapareció. La carretera, hoy, está como estaba», señaló Durán. La polémica por la subvención para la piscina es más reciente. «Quitaron un plan de obras especial, de reequilibrio territorial (debe de ser en ayuntamientos gobernados por el PSOE) y nosotros presentamos un proyecto de 1.500.000 euros para tener una piscina». Dicho proyecto fue rechazado, dijo hace unos días Carmela Silva, porque la documentación presentada por el Concello no cumplía los requisitos establecidos en las bases de esas ayudas. «¿Qué pasa, que de repente todos los concellos del PP no saben hacer los papeles bien?», razonaba el regidor. Aún mencionó Durán un tercer agravio con su municipio, dijo: el auditorio, una obra que ya estaba en marcha cuando se produjo el cambio en la Diputación, que se paralizó por una serie de problemas técnicos especialmente graves, según el organismo provincial, y que «estamos retomando ahora nosotros», en palabras de Durán. «Y esto solo en Vilanova, porque nos están quitando el dinero a los ayuntamientos pequeños. En los últimos tres años, un gobierno que no fue el que ganó en la provincia, sino una de esas coaliciones extrañas, ha desviado del fondo para los pequeños concellos treinta millones de euros para beneficiar a Vigo, donde es concejala la presidenta de la Diputación. Esto lo llevamos sufriendo tres años. Lo llevan sufriendo nuestros vecinos, que son mujeres y hombres, y niños y ancianos. Porque son obras que eran para todos y que nos han quitado. Eso es por lo que estamos aquí y por lo que el grupo de gobierno de Carmela Silva no van a salir en los próximos años de los juzgados», señaló.

Habla Durán de una campaña de «sobreactuaciones y parvadas» que a él, dice, no le quita el sueño. Desde el PP, asegura, nadie le ha dicho nada. «Sinceramente, de corazón, de de palabra, lo juro por mis hijas, que a mí nadie me pidió la dimisión», señaló, antes de puntualizar que, en cualquier caso, «a mí quienes cada cuatro años me nombran alcalde son los vecinos de Vilanova, y a ellos me debo». Y los vecinos están «arrabiados» con toda la polémica que se ha generado, y sobre todo con la gestión del gobierno de Carmela Silva. 

Una gestión que ha obligado a que otras entidades, como la Mancomunidade do Salnés, «haya tenido que asumir servicios a los concellos que antes daba la Diputación». Durán, que preside ese organismo, asegura que «el trabajo de Carmela Silva estamos haciéndolo nosotros. Y por cierto, lo hacemos mejor que ellos». Y así seguirá siendo, sentencia un hombre que no tiene previsto, señaló, abandonar su puesto al frente de ese organismo. Sobre la posibilidad lejana de que el PSOE presente una moción de censura, afirmó Durán «que lo hagan, ¿qué problema hay?». Y sobre la amenaza socialista de plantar los órganos mancomunados si el PP no aparta al alcalde de Vilanova de la presidencia, replica: «Tú figúrate que nosotros dijésemos que no íbamos a estar en ningún órgano mientras la ministra que le llamó a un compañero maricón y que apoyó que se hagan prostíbulos para chantajear a la gente no dimite. ¿Que se diría? Que abandonamos las instituciones».

Concejalas y diputadas populares acompañaron al regidor 

Dos concejalas de Vilanova, la portavoz del PP en Ribadumia y dos diputadas y alcaldesas populares, Belén Cachafeiro y Luisa Piñeiro, acompañaron ayer a Gonzalo Durán ante los medios. También estuvo Ángel Moldes, portavoz popular en la Diputación, quien aseguró que algunas de las mujeres allí presentes habían recibido amenazas «no ya de la presidenta, sino también de las asesoras de la presidenta; este gobierno de la Diputación lleva en su ADN el amenazar».

La única mujer que tomó la palabra en el acto fue Nuria Morgade, edil en Vilanova. Ella presentó un vídeo en el que es recogían momentos en los que Carmela Silva se refería a concejales del PP con términos que estos califican como insultos, y que en su día fueron acompañados por las risas de Regades y López Font. «¿De que se ríen eses dous señores mentres se está a insultar a unha compañeira?», preguntaba Morgade visiblemente indignada. «¿E estes dous señores estiveron na concentración de onte?», sentenció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Durán denunciará por lo penal la paralización de obras y subvenciones de la Diputación en Vilanova